#TrackDelDía “La Guitarra” de Los Auténticos Decadentes

Vivir dé o, incluso, mantener una banda ya no es algo tan factible como lo fue en algún momento. Tanto para las grandes disqueras, como para la oleada de músicos y bandas que no se rige por enormes empresas, el espectro musical se ha vuelto un rubro malbaratado a muy grandes escalas. El músico dejó de ser sólo músico y se comenzó a dedicar a otras cosas para poder subsistir y mantener el sueño, ya no es tan fácil “tocar la guitarra todo el día y que la gente se enamore de tu voz”.

Así lo cantan Los Auténticos Decadentes en Mi Vida Loca de 1995, en el más emblemático himno de su repertorio. Esa era su intención, vivir de la música, saborearla, exprimirla y disfrutarla. Pero ya no todos gozan de esos lujos, al menos no la mayoría. Ya no vivimos en la época del despilfarro y los excesos, esos tiempos se quedaron atrás, con aquellos que el éxito los rebasaba justo a los 27 años. Leyendas. Leyendas urbanas. Mitos del “rock”. Las groupies ahora son las novias o las amigas, o las tour mánagers, se quedan y no cambian en cada concierto. Ya no hay afters con tiburones bebés y la lívido en el cielo. Dejó de existir el rockstar y se convirtió en influencer o ícono de snapchat. El “será la música mi techo y mi comida” pasó a ser el “pues hoy toco y chance y como, pero mañana no sé”. Vivir de la música se dice y se canta fácil, pero vaya que no lo es. La Auténtica Decadencia (de la música) es hoy.