It feels like space again: nos lanzamos a ver a POND al Sala

psx_20161024_134302-1

Una de las cualidades más bonitas de la música, es que no necesitas estar dopado para tener una experiencia extrasensorial, sobre todo al disfrutar un gran en vivo. Así lo vivimos el viernes pasado, cuando sin ningún acto abridor y en punto de las 10 de la noche, Pond, la banda australiana que comparte integrantes con Tame Impala, nos llevó, junto con su tripulación, a dar una vuelta en su nave espacial.

La banda liderada por Nick Allbrook nos deleitó con más de 1 hora de show, en el cual despegamos con con “Elvis’ Flaming Star”, para cruzar la atmósfera y adentrarnos en varios temas de sus álbumes de estudio, de los cuales destacaron varias rolas del Man It Feels Like Space Again. Entre esas también se echaron su nuevo sencillo: “Sweep Me Off My Feet”, así como un par más de temas nuevos.

psx_20161024_133918

No sé quién estaba más eufórico, si el público o Pond por la respuesta del público que fue bastante genuina. Todos gritaban y cantaban al ritmo de canciones como “You Broke My Cool” o “Giant Tortoise”. Pero el momento donde surcamos los anillos de Saturno fue indudablemente en “Man It Feels Like Space Again”, último y homónimo track de su sexto álbum, con el que nos llevaron a la velocidad de la luz hacia nuevas galaxias y así concluir el primer bloque de su concierto.

psx_20161024_133538

Ya de regreso en la estratosfera se aventaron WDon’t Look At The Sun Or You’ll Go Blind”, donde Nick hizo crowdsurfing a media rola. Despidieron el set con “Midnight Mass”, pero al ver que el público no hacía ni el mínimo intento por salir del recinto y gritaban a todo pulmón que tocaran otra, Joe Ryan se aventó una versión sólo en guitarra de “Rocky Raccoon” de The Beatles, mientras los demás miembros miraban a su amigo y al público con una emoción que no les cabía en el rostro.

psx_20161024_134700

Resumen:
A pesar de que el venue no es tan grande, el aforo estaba como a un 80% de su capacidad. El sonido estuvo bastante decente y la ejecución de la banda impecable. La iluminación nos quedó a deber para que el viaje hubiese sido más placentero, el público como siempre vuelto loco, y en general fue un buen concierto.