GEPE, la Ciencia Exacta de la melancolía chilena

Fotografías: David Romero

“Y el viento que derriba la última ola de Valparaíso me  golpeó el pecho con un ruido roto, como si tuviera mi corazón una ventana rota”, escribió Pablo Neruda en Cuando de Chile.

Daniel Alejandro Rivero Sepúlveda a.k.a Gepe afirma que la música y en general la literatura chilena son muy nostálgicas y tienen una noción de pérdida. “Como algo que se quedó allí en el tiempo y ya no puede volver”.

“Nosotros no estamos aislados geográficamente hablando, nos aislamos mentalmente y buscamos justificaciones. Que tenemos una cordillera a un lado y no sé qué cosa, que el mar y no sé cuánto. Al chileno le gusta estar así, ‘piola’ porque muy quitado huye , como que se quiere sentir extraviado. No sé, es mi sensación, es súper subjetivo “, indica.

El cantautor chileno cuenta que hace poco visitó la Isla de Pascua ubicada a 3 mil 700 km de Caldera, ciudad de la Provincia de Copiapó. Los habitantes de la isla no se sienten chilenos y critican a sus compatriotas: “Ustedes se sienten así porque inventaron las fronteras. Inventaron su soledad. Y no debería ser así, el mar es una ventana. La cordillera es una posibilidad de”, y a Daniel le encantaría poder entenderlo de esa manera.

“No sé si lo ha dicho más gente, pero un amigo dijo que ‘Lo bonito de ser músico hoy en Chile es que se puede hacer música desde Chile pa’l mundo’. Antes pensaba que la música de Chile solo se podía escuchar en Chile , que no había posibilidades .

Hace 10 años Gepe visitó tierra mexa por primera vez. Se presentó en un pequeño acuario del Centro Cultural España. El 22 de octubre el chileno presentará su quinta producción discográfica en el Teatro Metropólitan. Por lo que afirma no sería nada sin los mexicanos, pues son un público con una cultura musical súper grande. Eufóricos y demostrativos.

“En un Vive Latino tocaba Zoé y todo el Foro Sol cantaba. Yo nunca había visto eso, en mi país no pasa. Todas las canciones, todo el tiempo. Desde la última persona que estaba arriba en la galería, hasta el que estaba en la primera fila. Fue bellísimo y lindo. Entonces, como se hace una relación bien adictiva. Es rico venir aquí porque pasan cosas bonitas “, recuerda.

El modo de cantar el folclor y la guitarra de 12 cuerdas que acompañaron a Juan Gabriel, que se presentó cinco veces en el festival Viña del mar, fueron las primeras aproximaciones de Daniel con la cultura mexicana.

“Juan Gabriel para mí no era tan novedoso. No era algo que me generara tanto misterio, aunque me parecía hermoso igual, pero Café Tacvba generaba un gran misterio. Principalmente el Re , como sorpresa. Es como cuando la equidad de un grupo te queda claro, pero existe una dimensión que no entiendes “.

Ciencia exacta, su álbum más reciente,  contiene 9 canciones escritas y compuestas por Gepe . Además de “Las Flores” cubren un  Café Tacvba, que desde hace algunos años ha presentado en vivo, pero no había encontrado “el clima acústico adecuado” para integrarse a alguna de sus discotecas. De la misma forma en que rindió tributo a una de sus bandas mexicanas favoritas, Rivero afirma que le gustaría interpretar “Te sigo amando” de Juanga.

 “Es muy difícil, sobre todo en las piruetas que hace su voz. Es difícil seguirlo, pero voy a intentar hacerlo. Armónicamente no es tan complejo, pero lo que él canta arriba … ¡Uf, era un atleta!”

“Ciencia exacta es el nombre de la carpeta que hice en la computadora para ir metiendo demos. A diferentes grupos de demos, que generalmente asocio por sonido o por tema, voy haciendo carpetas. No son títulos que tienen que ver con lo que contienen porque muchas veces no sé qué van a tener. Una de esas carpetas se llama ciencia exacta. Me atrajo el nombre, me gusta que algo se llame “ciencia exacta”. Ya lo científico me parece exactamente, pero me agregan “exactamente” me parece una redundancia súper interesante”, menciona.

El cantante chileno pensó en dejar su quinto álbum de estudio en nombre, pero Ciencia exacta le gustó porque asegura que es lo contrario a su disco anterior, Estilo libre.

“Es un disco que desde el origen hasta la grabación fue súper inexacto y poco científico o sistemático. Las canciones las grabó tal cual sucedieron. Las letras no las sometieron a ningún análisis, simplemente dejé que fluir esa parte. Estilo libre fue un disco súper científico, súper pensado, trabajado y pulido. Este sí hizo una forma más relajada “, asegura.

El estilo de “Hasta cuando con” es jazz guachaca, una mezcla de cueca, tango, bolero, corrido, fox-trot y jazz que inventó Roberto Parra -hermano de Violeta Parra– a inicios de los 70. Las letras son simples y crudas, pero con humor. A partir de eso Gepe construyó una canción sobre su visión de la barrera cultural.

 “En Chile la idea general que uno tiene es que en ciudades como Nueva York, París o Madrid uno va a encontrar la panacea para hacer su arte. Porque en su país no entienden, son todos súper incultos. Por un lado, es una crítica hacer eso y por otro es decir que en lugares como Bogotá, CDMX, Santiago o Lima pasan cosas tan culturalmente relevantes como en esas grandes ciudades”, sentencia.

La canción también habla sobre una problemática que existe en la educación chilena. A finales de 2014, el Foro Chileno por el Derecho a la Educación señaló que Chile es el país con el sistema educativo más privatizado y segregado entre los 65 que utilizan el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) . En abril de este año La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) rechazó el proyecto de reforma educativa impulsada por el Gobierno de Michelle Bachelet porque no responde a sus demandas.

“La problemática que hay en la educación chilena es súper dura y esta llegando un momento muy crítico. Todo el mundo reconoce que nuestra educación es  obsoleta. En Chile, se trata de la educación como un bien y no como un derecho. La educación se mercantilizó, además de eso es de baja calidad. Hay una parte de la letra que dice ‘Las faltas de la educación que todos sabemos que es buena, hace que en esos vacíos surja el diablo de la creatividad”. Yo le digo “el diablo de la creatividad” a esa chispa que hay en la falla y crea algo relevante”, y Gepe lo ha creado.