El recuerdo de una noche mágica junto al fino sonido de Bonobo

No hay plazo que no se cumpla ni fecha a la que no se llegue y eso fue lo que sucedió este sábado 10 de marzo de 2018 en Carpa Astros de la Cuidad de México.

Meses atrás se había anunciado que Simon Green ( Bonobo ) vendría por primera vez a la Cuidad de México y como no hacerlo si este hermoso país siempre recibe con los brazos abiertos a proyectos de
tan buena calidad como el de Simon Green, su grupo de increíbles músicos y su #MigrationTour.

Para los que conocemos a este hombre era una tentación absoluta poder presenciar a este talentoso productor, compositor y DJ británico y así fue, sin conocer el número exacto de asistentes al evento, fuimos muchísimas almas las que sucumbimos ante dicha tentación de presenciar en la misma noche el live act y dj set de Simon Green.

Sábado 10 de marzo de 2018, el décimo sábado del año con un amanecer bipolar como a los que estamos acostumbrados en esta bella cuidad con el sol asomándose de a poco pero con un clima fresco- frio, lleno de buena vibra, magnificas sensaciones, la cuidad fluía desde muy temprano, las miles de personas que la habitan empezaban a circular en todas direcciones y muchos de esos miles sabían que al caer la noche había una sola dirección por tomar y esa era el camino a la Carpa Astros.

Como se había anunciado tiempo atrás la dirección ya no era la de Barrio Santa Fe sino Carpa Astros y eso nos daba una buena señal ya que la decisión de cambiar de venue era porque la primera opción
había sobrepasado el cupo de personas, ante tanta incertidumbre lo único cierto era que muchos coincidirían en el dancefloor de la Carpa Astros, las expectativas eran altas y más después del resultado del último álbum de Simon, Migration, al cual le fue de maravilla en el 2017.

La tarde del sábado llegaba a su ocaso y el sol empezaba a esconderse para darle paso a la luna con un atardecer digno de disfrutar con total naturalidad, Carpa Astros abría sus puertas desde las 18:00 horas para empezar a calentar el entarimado y así como la temperatura bajaba de a poco en la Cuidad de México, las muchas personas que arribaban al lugar generaban más y más calor a la espera de ver a Green y a su grupo de músicos en acción.

Sotomayor warmopeaba, la gente empezaba a pedir tragos hidratantes y se acomodaban poco a poco en el lugar, las filas empezaban a ser muy largas y la desesperación en algunos empezaba manifestarse porque el live act estaba por comenzar y todos querían presenciarlo en el mood y punto ideal, todos
volteamos a ver la hora y sin más eran las 21:45 horas adiós luces, todo entro en una obscuridad misteriosa, reacción inmediata gritos llenos de emoción de todos los ahí presentes y así fue como
comenzó.

Tan natural y pleno comenzó todo, con ese sentido de la naturaleza tan presente en la música de Green; los sonidos que usa tienden a provenir de fuentes acústicas y se mantiene al margen del ruido creado digitalmente, prefiriendo crear sus propios sonidos para agregar calidez humana, aunado a un cambio y juego de luces que hipnotizaron todos y cada uno de los 5 sentidos de la gente al sincronizarse con los sonidos provenientes de los músicos.
Influenciado por el hip hop y el jazz, Green se sale un poco de lo conocido en sus primeros 3 álbumes pero mantiene esa cultura de sampleo de “Cut and Paste” lo que le da esencia a su acto.

El live act nos hipnotizo por casi dos horas y la reacción de la gente era espectacular, la Carpa Astros rugía en este acto el cual hacía sentir como si todos y cada uno de los ahí presentes estuviese en el
estudio de Green o a la vez en cual parte a donde tu mente te llevara.

Ante una ovación de aplausos Green y sus músicos agradecieron al público y se retiraron pero advirtiendo que en unos cuantos minutos Green regresaría para la segunda parte de la noche, el dj set.

Sotomayor tomó los controles de nuevo y con sus sonidos atrajo a la gran mayoría al segundo escenario para evitar que los pies se enfriaran y así fue, por un lapso de 30 minutos puso a bailar a la gente hasta que Green volvió a salir, saludo a Sotomayor y todos sabíamos lo que se aproximaba.

Un par de minutos antes de las 12 Green comenzó, tomo el control de las cosas, la temperatura volvió a subir y de ahí todos se dejaron seducir por esas finas y perfectas mezclas que caracterizan a Green
como artista que te llevan desde ambiente de selva tropical como a la pista de baile de un gran club. Por casi 3 horas ese escenario fue una olla hirviendo los distintos ritmos, mezclas y uno que otro éxito de antaño encendieron a todos, la sensación de felicidad era el factor común en ese lugar, Green había cumplido con todas las expectativas y las había sobrepasado, con un adiós breve se retiró del escenario los presentes le dieron un aguacero de aplausos.

Así fue la primera visita de Simon Green a.k.a. BONOBO, que si tuviera que describirla en dos palabras
serian, “COSA FINA”.

Fotos: Steve Solorzano