¿Qué sucedió en la sexta edición de Ceremonia?

Comienzo con una pregunta muy necesaria que, seguro responderá a varios (muchos) en las siguientes líneas. Es evidente que, con lo transcurrido el año pasado (#CeremoniaEnDomingo), la afluencia este año haya disminuido considerablemente. Eso se percibía en el ambiente y era comentado por algunos asistentes en el Foro Pegaso de Toluca. Sin importarnos nada, nos lanzamos a una aventura ceremoniosa más, la sexta, para ser precisos.

Tayrell, Wet Baes VS Mint Field y Girl Ultra ya habían hecho lo propio. Lástima para los que, como yo, llegamos corriendo poco después. El dúo de jovencitas de Tijuana que conservan un sonido shoegaze y mucho talento, además de la capitalina Nan de Miguel que ha prosperado en poco tiempo tras lanzarse como solista después de su participación en Affer, eran de los actos imperdibles, ya que ambos shows traían álbumes nuevos bajo el brazo:Pasar de las Luces y Adiós.

Ojo aquí, quizá el hecho de haber estado antes en varios festivales haya provocado el desinterés del público. Hablando de curaduría en lineup, estuvo bien incluirlos, pero ya es sabido que los actos independientes siempre las tienen de perder por cuestiones de orden en el itinerario. Algunas promotoras ya le han dado vuelta a este tema, pero, ¿para cuándo Ceremonia? La fórmula de confort predominó este año.

RUN OR DIE

-¿Has escuchado a  CUCO?
-No, ni idea.
-Te va a gustar. Canta en spanglish. ¡Vamos!
Corrimos al escenario CRMNIA para verlo (para ver algo distinto).

Una de mis amigas que fungía como concert mate y yo presenciamos el show del joven originario de L.A con sangre mexa. “Es una onda rara entre pop meloso con psicodelia”, me recordó a Mac Demarco y, a ratos, a Chicano Batman, pero no te engañes, dije.

Foto: Yamileth Ramírez

Estaba scroleando mi cuenta de Instagram y atendiendo cosas de chamba, cuando se me cruzó en la mirada una fan from hell de Jesse Baez, gritando y apresurando a sus amigos para irlo a ver con Broke Kids.

Vuelvo al tema del lineup. ¿Jesse Baez? Le pregunto a mi amiga.

-Sí, en una conferencia de prensa, Álvaro Díaz apresuró un chiste sobre que él vendía más que los demás, contestó ella, siempre con los datos duros y fidedignos.

Confirmado. El show de Broke Kids tuvo su clímax, se esforzaron demasiado y cautivaron al público (que pasadas las cinco de la tarde, ya estaba bajo efecto de estupefacientes “y su parafernalia”, como lo mencionaba CRMNIA en sus comunicados previos en redes sociales). Jesse Baez seguirá cautivando, aunque, sin afán de molestar, es un acto que ya vemos hasta en la sopa, ¿o no? (Think emoji).

Foto: Yamileth Ramírez

TRAICIÓN

Le traía unas ganas enormes a Audri Nix, pero no contaba con que el domo-espacio-escenario para esta curaduría de talentos estaría tan reducida que, para lograr entrar, tenías que hacer fila de una hora. My bad, era eso y perderme a A. CHAL o desistir. Elegí lo segundo.

Ojo aquí: si se sabe que el reggaetón en todas sus denominaciones convoca a mucha gente, y, peor aún, teniendo un espacio tan amplio como lo es el Foro Dinámico Pegaso, ¿por qué hacer un domo donde no cabían ni 200 personas? Bien por la inclusión y el open mind alert, bien por decorar con la bandera multicolor, estandarte del LGBT.

Mal por no dimensionar que son muchas personas las que se inclinan por ello, tanto en lo sexual, como en lo musical. Si quieres ser inclusivo, tienes que pensar en grande. Logro no desbloqueado.

Allá en el escenario Corona, A. CHAL no decepcionó. ¡Se trepó a uno de los soportes del escenario! EL R&B del peruano fue puro fuego y el público no paró de saltar y celebrar las rimas en el aire.

Foto: Yamileth Ramírez

ESTELARES

Previo a su presentación en escenario Ceremonia, Bomba Estéreo ofreció una conferencia de prensa, donde Liliana Saumet dijo lo importante que es que los jóvenes salieran a votar y no se quedaran sin hacer nada en las próximas elecciones.

Con este mensaje guardado como friendly reminder no dudé en ir a verlos. ¡El acto más bello! Del otro lado del escenario se ocultaba un sol ardiente, entre unas nubes hermosas esfumándose con la brisa del viento. La mejor postal que Ceremonia nos pudo haber regalado en años. Obvio, por su calidez y su manera de conectar conexión entre palabras hacia su público, el show de los colombianos fue todo un éxito.

Foto: Yamileth Moncerrat

Muchos se lanzaron al escenario Corona, al otro extremo del Foro Pegaso, para ver a Caribou. Yo opté por adentrarme lo más que pude en el escenario Ceremonia para recibir cálidamente al inglés Archy Marshall a.k.a. King Krule y no me arrepentí.

¡Qué show tan enfermo! En el buen sentido. Un telón psicodélico y una batería retorcida dieron la bienvenida al inglés de 24 años que logró colocar su segunda placa de estudio dentro del top de álbumes del año pasado. Con un ensamble de 5 músicos unidos a la voz madura de King Krule, el sonido funky jazz propiciado por un saxofón nos destrozó los nervios.

El sentimiento con el que trepa sus barras y líricas llenas de incomprensión hicieron que nuestro cuerpo sintiera rabia y dolor al mismo tiempo, pero a su vez, unas ganas de llorar y reír desmesuradamente. Sonaron tracks primerizos pero hits al cabo como “Easy Easy”, “A Lizard State” y claro, los más recientes de The OOZ como “Dum Surfer” y “Biscuit Town”. Contento de presentarse por primera ocasión en México, King Krule queda en el top de artistas estrella del festival.

Foto 8106 por: @cessqr

¿Caribou, C. Tangana o St. Vincent? Choose Life.

Por un lado, C. Tangana brincoteaba en la carpa Camp Roswell, haciendo retumbar la tierra de los que apreciaron su majestuoso show. Salía fuego del escenario. Por otro lado, en el escenario Ceremonia presenciábamos a St. Vincent. La excentricidad pura de Annie Clark en su atuendo y, ¿el de los integrantes de su proyecto? No les vimos el rostro, estaban censurados; pero aún así entregados desde sus trincheras. Sonaron tracks más actuales de su álbum: Masseduction.

Foto: Luis Avilés

Beck Hansen nos llenó de colores el alma. Las fanáticas se dieron a odiar entre la multitud, ¡y cómo no desquiciarse! El güero es muy apasionado, simpático, coqueto, alegre y emocionante en vivo. En esta parte mi segundo concert mate quedó satisfecho; como todo fan, los hits inconfundibles fueron agradecidos.

Empezar con “Loser”, incluir visuales psicodélicos y coloridos, además de presentar a los integrantes de su full band de una manera excepcional: cada uno aportaba su especialidad en instrumentación improvisada que terminaba en una canción viral (Beck, por supuesto, se rifó tocando un solo de armónica). De lo mejor de Ceremonia.

Foto: Luis Avilés

La energía después de Beck bajó a un 50%. Nos dirigimos al escenario Corona para convertirnos en alienígenas danzantes con Soulwax. ¡De otro mundo! De las tres baterías retumbando en el escenario, una era comandada por Igor Calavera de Sepultura. ¡Joya! Viajamos a otras galaxias con su ensamble y producción en vivo.

Foto de 8106 por: @cessqr

Esto fue lo que a grandes rasgos pasó en Ceremonia. No hubo una versión en domingo ni hubo gastos dobles en la cartera, pero sí que recordamos lo bien que la pasamos en ediciones pasadas. Nos vemos el siguiente año, a ver qué nos depara la séptima edición de uno de los festivales más prometedores y descentralizados de México.

¿A ti qué te pareció la sexta edición de Ceremonia? Los promotores de este festival te dan chance de contestar la encuesta de expects and reality. ¡Van!