Jimmy Eat World, una deuda saldada en El Plaza Condesa.

Reseña: Antonio Limón
F
otos: Óscar Villanueva Dorantes (OVD) / Cortesía

Sorprende el hecho de que una banda con la experiencia de Jimmy Eat World, solo haya tenido 2 visitas a festivales en México (Corona Capital 2015 y Hellow Festival), antes de tener una fecha en solitario. Con un total de 25 años de trayectoria y 9 de discos de estudio el 26 de agosto JEW, finalmente saldó una deuda que tenia pendiente con sus fans mexicanos en El Plaza Condesa.

El show comenzó gracias a Kill Aniston, interpretando temas como “Su Nombre se Deletrea T-R-A-I-C-I-Ó-N” y “Desafortunados”, quien regresa a México después de una gira en España. Say Ocean fue el segundo proyecto invitado, quienes aprovecharon la oportunidad para agradecer el espacio e invitar al púbico a su próxima presentación en el Lunario.

Con un aforo prácticamente lleno, Jimmy Eat World por fin subía al escenario y comenzar con “Sure And Certain”, el público reaccionó de manera inmediata coreando el tema, el rostro de satisfacción de los originarios de Arizona era evidente. Le siguieron “I Will Steal You Back” y “Big Casino” quien al terminar de interpretar pronunciaba “¡Gracias!”.

Durante el show predominaron canciones provenientes de Bleed American y Futures, quizás las placas más representativas del grupo. Gran parte de los asistentes cantaban al unísono temas como “Just Tonight”, “Pain”, “If You Don’t, Don’t” y las canciones que titulan ambas producciones.

Uno de los momentos donde prácticamente todo mundo volvió a ser emo fue con “Hear You Me”, una gran nostalgia y un profundo sentimiento de melancolía se desplegó en todo el recinto. No faltó quien empezará a soltar una que otra lagrimita, era inevitable escapar de este sentimentalismo colectivo.

El show fue bastante cumplidor para los fans de antaño, escuchando temas provenientes de Clarity, material de culto y considerado uno de los mejores materiales del real emo, es notorio el aprecio que la agrupación tiene por estas canciones, siendo interpretadas con gran gusto y dedicación.

La noche cerró con un combo triple que todo mundo esperaba con ansias “A Praise Chorus fue la indicada para dar inicio al encore de la noche, todo el público comenzó a agitarse, no hubo necesidad de que se diera un mosh pit, la energía de todo mundo brincando y coreando era suficiente. Le siguió “Sweetness” donde los “Whoa oh oh oh oh oh” eran entonados con la misma fuerza uno tras otro.

Por último, “The Middle” fue la cereza sobre el pastel en estos 25 años de trayectoria, es la canción más conocida de JEW, pero no se ha vuelto un cliché como suele ocurrir. Es un gran tema con la que prácticamente todos nos pudimos identificar en alguna ocasión y que gracias a ella muchas personas han podido seguir adelante.

Con un total de 26 temas, Jimmy Eat World nos dio una muy grata satisfacción, después de la gran espera por este show. Muy felices por la respuesta del público, manifestaron que regresarían pronto, esto después de percatarse de la gran entrega que tienen sus seguidores sin importar el paso del tiempo.