Tag Archives: Alt-J

Momentos Corona Capital 2017

Se mira tan cercana y lejana a la vez nuestra experiencia en la última edición del Corona Capital. En la que personalmente y a nivel team WMP disfrutamos sobremanera. Ya sea por los increíbles actos que vimos por primera vez o repetimos, o simplemente por la fórmula Ocesa que siempre termina por funcionar.

A manera de recuerdos de cómo las personas involucradas en este medio mágico musical vivimos estos dos días de caminatas, chelas, Dulces Vero, frío, experiencias ultra sensoriales y demás, les hicimos un recuento más personal de nuestras vivencias. Seguro alguno de nuestros lectores se identificará con más de una. Los aportes son de Bere, Gisela, Monce y Kevin y los ubican por sus iniciales. 😉

SÁBADO

K: Como podrán notar la puntualidad no es una de nuestras cualidades, y aunque intentamos llegar temprano, el primer acto que tuvimos oportunidad de presenciar fue Joseph, unas morritas muy bien arregladitas de Oregón que se robaron bastantes miradas en su presentación. Nos deleitaron con un folk bastante agradable con el que pudimos darle un buen inicio a nuestra aventura.

En el recinto ya conocido podíamos caminar por las curvas y disfrutar de una exposición de carteles (de mis favoritas) de varios artistas gráficos de todo el mundo, encabezada por los ya conocidos Mercadorama (quienes tuvimos en todo momento presente en el festival ya que no faltaron los que vestían la controversial sudadera de “Mexico Is The Shit”).

Entre activaciones de sponsors (nuestro favorito fue tener Dulces Vero pa’ventar pa’rriba) y las áreas de comida (a mi parecer bastante completas) llegamos a Daugther, un acto sublime y un poco fuera de contexto por la hora y el festival per sé, pero bueno, seamos honestos, ¿de qué otra manera podríamos ver a esta chulada de morra en México? Ojalá Ocesa considere traerlos el próximo año solitos.

Ya entrados en vientos gélidos y una que otra chevechita, fui a toparme a los Mogwai, quienes a pesar de que eran una de las bandas que personalmente más esperaba, su show en vivo dejó mucho que desear. Sí, su sonido muy bonito y bien amarrado y todo, pero dónde dejan el dinamismo, ¿un jueguito de luces? ¿Unos visuales pa’contrarrestar que sean unas tablas? Bueno, de menos si cerrabas los ojos y usabas unos buenos tapones pa’los oídos podías dejarte llevar por la majestuosidad de “Rano Pano”.

B: El metro en hora pico no preparó a la gente para lo que viviría el sábado en el escenario Doritos. Minutos antes de que Metronomy subiera al escenario, las personas ya no podían mantener el equilibrio. Invadían torpe y desesperadamente el espacio personal, se mimetizaban como cardumen en olas que violentamente intentan llegar a la costa “el escenario”.

La falta de espacio no fue excusa para sacudir frenéticamente el piso al ritmo de “Back Together”, “Miami Logic”, “The Bay” y “Love Letters”. La intensidad llegó a tal nivel que Joseph Mount, incrédulo, tuvo que pedirle al público que se tranquilizara un poquito.

El cambio de backline entre los ingleses y Cage The Elephant fue un slam colosal sin música, adornado por los gritos de aquellos que se sentían prensados en la multitud. Matt Schultz salió con una bandera de México en hombros, frenético saltaba, bailaba, se revolcaba en el piso, se desprendía de la ropa, bueno, hacía suya la curva cuatro del Autódromo.

En “Ain’t No Rest for the Wicked” la última canción de su setlist, el guitarrista, Brad Schultz se aventó a la multitud, nadando entre los fanáticos. Papeles grises volaron en el escenario. Se despidieron, pero no sin antes prometer que volverían pronto. La brutalidad y entrega en la tarima reafirmó el amor de sus fans y cautivó a los neófitos del garage.

M: Siendo fan o no de los británicos The XX, el live act que traen se disfruta de principio a fin. Rommy Medley, Oliver Sim y Jamie XX se complementan en el escenario de una forma mágica. Durante su participación conmovieron a sus fans entre un viaje de temas nuevos y éxitos.

Su show comenzó con “Intro” junto con “Crystalised”, adentrándonos en un ambiente que solo ellos logran crear. Siguieron con canciones de su reciente producción On Hold, como “Lips”, “Say Something Loving”, “I Dare You”, entre otras.
Su escenario estuvo acompañado de luces y lasers, mismos que contextualizaban una noche llena de suaves melodías junto a la dulce voz de Rommy y los prendidos sets de Jamie XX. Durante su acto Jamie interpretó el cover para “Loud Places” prendiendo el baile en la pista. The XX nos marcó está edición del #CC17, cautivando a todos con su gran talento.
B: Minutos antes de que dieran las once, algunas personas poco a poco comenzaron a irse al escenario Corona para ver a Foo Fighters, los verdaderos fanáticos, esos aferrados que desde Metronomy intentaban llegar hasta enfrente del escenario Doritos permanecieron hasta los últimos segundos en los que Jamie xx se adueñó de la tarima donde realizó improvisaciones repletas de beats, perfectos para doriloquear.
Domingo
G: Todos los actos tuvieron un común denominador en el escenario: la bandera tricolor de México. ¿La razón? Este año no hubo vasos de cerveza brandeados con el arte del lineup oficial, no, este año contenían la leyenda: “Siempre hemos podido”. Porque ni la gente, ni las marcas, ni el marketing olvidan que fue difícil recuperar la normalidad después de lo sucedido el 19/11/17… Volviendo a la bandera, fue muy reconfortante ver que todos los artistas tenían muy presente ese hecho que, fue digno de celebrarse con palabras de amor, unión y humildad. La vibra entre la gente se sintió más cordial, a diferencia de otros años.
K: Dua Lipa fue entre mame, una morra bien entregada y el fan enamorado de su carita toda preciosa. Una chica que a su corta edad sabe manipular un escenario, llevarse de boca a binarios y no binarios y deleitarnos con un show digno de repetirse en un futuro no muy lejano.
Acto seguido estábamos viendo a un Jonathan Pierce bastante amanerado y majadero con sus nuevos bandmates. Creo que no wa olvidar ese momento que después de terminar “Heart Basel” le gritó “¡No!” en el micrófono a su bajista que trataba de decirle algo. La tensión se comenzó a sentir durante los siguientes temas “Days”, “Money”, “Bloody Under My Belt” y no fue hasta “Best Friend” que Pierce se acercó le dio un beso en la mejilla y con ademanes le pidió disculpas a su bandmate, quien en repetidas ocasiones le hacía caras y señas mientras éste se paseaba frente a él cantando. Aún con todo esto logramos disfrutar de una presentación un tanto forzada de The Drums.
Grouplove fue un acto inesperado: una escenografía grotesca (en el buen sentido), una banda de garage con una visión muy clara de su sonido, su interacción con el público y su acto en vivo. A pesar de que sólo logramos ver el final de su presentación, quedamos bastante satisfechos con el desenfreno de su presentación y el recibimiento del público. Justo nos dejó en el mood para recibir algo más melódico y excéntrico: Grizzly Bear.
Lo de Grizzly fue algo fuera de serie. Pa’empezar logramos irnos hasta casi adelante cosa que nos hizo darnos cuenta de la destreza y el dinamismo de sus miembros, ahondaremos sobre eso un poquito más adelante. Resulta ser que estábamos a unas 20 personas de la valla de contención, delante de mí había un homie que se dio un pasón de ¿algo? Y se nos desmayó, lo ayudamos a llegar hasta en frente para que los de seguridad lo llevaran a enfermería y todo siguiera en orden. Frente a nosotros los osos grizzly ya daban muestras de su increíble acto en vivo.
Un Ed Droste muy casual (con pants y hoodie) se paseaba con bailes agradables de un lado a otro, para finalizar en el micrófono y darnos una dosis de vocales que no podemos definir de otra forma que… sublime. En ese momento comencé a valorar el poder de la voz o de un vocalista per se, algo que siempre había infravalorado. No es como que cualquiera pueda cantar y mucho menos lograr ciertos tonos, sino que tu cuerpo es tu instrumento, lo tienes que cuidar, sobre todo tu garganta, pues de otra manera podría serte imposible pararte frente a un escenario.
Mientras divagaba con la importancia de la voz en una banda, ellos ya nos habían deleitado con tracks como “Losing All Sense”, “Yet Again”, “Fine For Now” y la majestuosa “Ready, Able”. El público, en su mayoría fans de Phoenix (que esperaban su turno para cantar y bailar), dejaban a los verdaderos fans de GB cantar y moverse de un lado a otro al ritmo de estas complejas melodías.
Aún me cuesta digerir al 100% este show, cada personaje metido en sus instrumentos, sí, porque nadie se limitaba a uno. Empezando por Daniel Rossen que con guitarra, teclado y su genuina voz nos deleitó en todo el set. No sé ustedes, y quizá estoy diciendo una barbaridad, pero por la destreza, ejecución, perfección y complejidad de sus guitarras, lo podría poner a nivel de guitarristas como Robert Fripp de King Crimson.
Pero la mención especial es para Chris Taylor que en “Sun In Your Eyes” demostró la destreza y el genial manejo de sus instrumentos intercambiando entre bajo y saxofón en segundos. En ese momento pudimos observar a Ed anonadado quien a su vez observaba con risa sorpresiva los cambios que su bandmate hacía en cada parte de la rola, y es que, créanme, verlo hacer malabares con instrumentos era un deleite a la vista y al oído.
Un acto sin precedentes que fácil llega a nuestro top de los mejores del año.
G: Alt-J se queda en el top de mejores actos en vivo con respecto a producción e iluminación. Cada acorde, coro, cambio de melodía, el escenario cobraba vida de mil maneras posibles, esto gracias al perfect timing de las luces. ¿Quién será la persona encargada de esto? No lo sabemos, pero le aplaudimos. Alt-J en escenario Corona Light fue un show que nuestras pupilas no olvidarán.
K: Phoenix junto a Grizzly Bear era uno de los actos que más esperaba en este Corona. Desde Wolfgang Amadeus me convertí en fiel seguidor suyo, aunque debe confesar que antes del WAP y en el Ti Amo no les sé muy bien. El punto es que Bankrupt! es EL DISCO y Phoenix es LA BANDA. Desde que se suben al escenario comienzas a sentir una vibra súper amigable y entregada.

De entrada el increíbles escenario que se montaron fue algo surreal, una pantalla a sus pies proyectaba unos visuales INCREÍBLES que se reflejaban en un espejo enorme encima de ellos colocado como entre 60 y 70 grados para que el público lo pudiera observar en todo su esplendor. Hubo personas que incluso no entendían cómo funcionaba este “proyector” y pensaban que la pantalla era lo de arriba.

Pero bueno, lo mejor viene después. Número uno, nunca había visto a Phoenix, punto número dos, no sabía realmente qué esperar. Pero ellos ya saben bien qué pedo “A ver, Corona Capital, necesito que me des hora y media de show, me pongas a cerrar un escenario y me pagues mi producción enorme pa’darle un show increíble a los mexas que tanto queremos”. Y así fue. Desde “J Boy” y “Lazo” el frío se nos olvidó y al menos hasta donde mi vista alcanzaba a llegar todo mundo gritaba, cantaba y bailaba frenéticamente. En “Entertainment” de mis tracks favoritos del Bankrupt! la emoción recorría todo el cuerpo, no imaginaba que tocarían tantas canciones de ese disco.

La magia de Thomas reside en que canta y medio rapea, sus canciones son de líricas largas y con una increíble métrica y juegos de palabras, eran una cura ver a la gente washawasheando sus letras y tratando de seguir la letra. El piso/pantalla seguía dando de qué hablar, no sé qué onda con el wey que armó los visuales, pero cada canción tenía un juego de luces que empataba con los sonidos de los instrumentos y la voz de Thomas, una de mis partes favoritas fue cuando empezó “Trying To Be Cool”, todo estaba apagado y empezaron a sonar los primeros acordes hasta que llega el sintetizador y su logo se prende al ritmo de éste, no sé si fue por los psicotrópicos que traía encima, pero se me hizo mágico ese momento. Pero mi sorpresa más grande fue cuando tocaron “Drakkar Noir”, mi rola favorita del mentado disco y que jamás creí que escucharía en vivo.
Les decía, Phoenix es esa banda que se puede dar ciertos lujos, o mejor dicho, los que ellos quieran, pues a medio set se aventaron un medley de sus canciones instrumentales “Love Like a Sunset 1” y “Bankrupt!” es como cuando ves a tu banda clavada y esperas que toquen una de las rolas que menos te imaginas, pero nunca llega. Phoenix lo hizo y aunque la gente estaba medio sacada de onda, los que sabían que pedo se balanceaban al ritmo de estos sonidos más atmosféricos. ¡Qué delite!
La fiesta siguió con varias del Ti Amo para terminar la primera parte del set con un “Rome” un tanto atropellada, pero estos weyes saben manejar bien las crisis, y en todo momento involucraron al público con las fallas de sonido para que fuéramos nosotros quienes les diéramos la última palabra de si la viz de Thomas sonaba bien.

Regresaron con “Telefono”, “Flor Di Latte”, “1901” y cerraron la noche con “Ti Amo Di Piu”, para mí el Corona Capital había terminado en ese momento y no pudo haber tenido mejor cierre.

G: para muchos fue un acto digno de headliner, pero para otros fue una presentación exagerada (dos horas y media de show). Billie Joe Armstrong tiene la actitud, eso no se cuestiona, sin embargo, conforme pasaban los minutos, se le veía agotado, sin voz. Eso sí, lograron que el público explotara, cantara y hasta lagrimeara. Lo interesante: tres fans cantaron y tocaron junto a Billie en el escenario. Lo más importante: las palabras de Billie, habló del poder de las mujeres, que son capaces de conquistar el futuro político y social; mencionó la fuerza que tiene México y, lo último, le tiró mierda a Trump. ¡Medallita de oro a Green Day!

¿Qué nos espera en el próximo Record Store Day?

El próximo 16 de abril se celebra el Record Store Day, una de las fechas que todo melómano debe de tener más que apartada en su calendario. El día del disco grabado es ya una tradición desde el 2008 que se disfruta con el lanzamiento de ediciones especiales en vinilo y CD, así como diversos productos promocionales se fabrican exclusivamente para el día; bandas y artistas planean situaciones diferentes en relación a la fecha. La festividad incluye actuaciones, comidas al aire libre, pintura corporal, convivencia con artistas, desfiles, dj’s con selección en vivo y felicidad para los amantes de la música. Continue reading ¿Qué nos espera en el próximo Record Store Day?