Tag Archives: NetflixAndChill

#NetflixAndChill: ¿Cómo aprender de hip-hop con The Get Down?

The Get Down es una serie de Netflix producida por el director australiano Baz Luhrmann,  su historia nos involucra a los años setentas, cuando el hip-hop comenzaba a ganar terreno en el sur del Bronx. 

Baile, rimas y drama es lo que vemos en cada capítulo de las dos temporadas disponibles, donde logramos entender cómo el graffiti, el breakdance y el rap surgieron en un lugar en el que parecía que no podía surgir nada bueno, ya que en ese tiempo la ciudad atravesaba una profunda crisis económica.

The Get Down nos habla de cuando la moda eran los peinados esponjosos, la música disco estaba en la cima y el hip-hop comenzaba a sonar.

Luhrman nos muestra en la novela la vida de los años setentas mezclando éxitos clásicos que marcaron la historia del hip-hop con otros nuevos temas. Acompañados de impresionantes coreografías, temas de violencia y sexo desenfrenado, al igual nos enseña un poco del arte de esa época a través del graffiti, que vemos en las calles del Bronx a lo largo de las serie.

#Dato: Grandmaster Flash y el periodista musical Nelson George colaboraron en el guión para la serie.

¡Aquí les compartimos un poco del soundtrack de la serie!

– Welcome to the Get Down – Jaden Smith
– Rule the World (I Came from the City) [feat. Nasir Jones as Mr. Books] – Michael Kiwanuka
– Cadillac –Miguel
– Losing Your Mind – Raury & Jaden Smith
– You Can’t Hide / You Can’t Hide from Yourself (Touch of Class GMF Remix) – ZAYN / Teddy Pendergrass & Grandmaster Flash
– Black Man in a White World (Ghetto Gettysburg Address) [feat. Nasir Jones as Mr. Books] – Michael Kiwanuka
– Shaolin’s Theme / Pray – Malay / 6LACK
– Bad Girls – Donna Summer

Crunchyroll, el Netflix de los otakus #NetlfixAndchill

De entre tantas ofertas para ver TV o cine On Demand, y tener a la mano todo tipo de películas y series que nos han dado horas de felicidad, desvelo, buena compañía, pizzas, y un sinfín de emociones, hacía falta una para aquellos que gustan de las animaciones niponas. Y no, amigos, de entrada no todo el anime es Naruto, El viaje de Chihiro o Death Note, esta cultura, por más infravalorada y criticada que parezca tiene bastante que ofrecer.

Algo que me parece de suma importancia en el anime es que en la cultura japonesa estas “caricaturas” son como cualquier serie de humanos, hay de todo: dramas, acción, aventura, romance, y un largo etcétera de temas que, sí, en parte, suelen ser exagerados por la naturaleza de una animación —donde se puede explorar más allá de los efectos especiales—, pero fuera de ahí nos muestran mensajes y situaciones que te meten de lleno con la trama, que generalmente está increíblemente elaborado (algo que causa un chingo de admiración son los niveles que alcanzan las animaciones, los paisajes son sumamente fuera de serie), generalmente te sorprende porque puede ser muy incierto o muy inteligente, sales de tu zona de confort, donde crees que ya sabes lo que pasará en seguida. Para entender un poco esto se pueden aventar la película de 1988, AKIRA del director Katsuhiro Otomo; la encuentran en Netflix.

Antes era súper complicado conseguir buen material japonés, por varias razones: tenías que ir a comprar unos DVD’s piratas, of course, que no tenían de entrada ni la mejor calidad, y mucho menos los mejores subtítulos (casi siempre venían en español de España, y pues ugh), en ocasiones te topabas con que el disco no servía o que le faltaban capítulos (se tenía que reducir la calidad de estos para que cupieran más en uno solo). Total, era todo un tema, porque los servicios que ofrecen capítulos online tampoco son los mejores; siempre acompañados de virus, malos subtítulos, mala calidad… en fin.

Crunchyroll es un servicio On Demand con 14 de días de prueba, donde puedes calar tanto la oferta en anime como la calidad y opciones de subtítulos para ver tus series favoritas de este género. Claro, encontramos cosas básicas como Naruto y One Piece, que si bien son las series por las que mucha gente se rehúsa a entrarle al género (con justa razón), para los fanáticos está increíble porque están desde el primer al más reciente capítulo, de hecho cada que en Japón se estrena uno nuevo, nosotros lo tenemos ya en Crunchyroll con una hora de diferencia. Fuera de eso puedes disfrutar por 69 pesos al mes, por ejemplo, las dos temporadas de Shingeki No Kyojin (Attack On Titan) esta serie que ha causado revuelo recientemente por su trama cruel, también encontramos la más reciente saga de Dragon Ball, Super que también se va actualizando conforme salen nuevos episodios en Japón, algunos clásicos como Full Metal Alchemist o Bleach, y otras más de géneros Sci-Fi, cyberpunk (ambientados generalmente en mundos post-apocalípticos), fantasía, mecha como Blue Exorcist, Berserk o Space Brothers. Esta última de mis favoritas, ya que cuenta la historia de dos hermanos que vieron un ovni en la infancia y se prometen ser astronautas de grandes para averiguar qué fue lo que vieron.

Y aunque algunos servicios como Netflix ya ofrecen un catálogo de anime como las películas Ghost In The Shell, Akira, algunas series como One-Punch Man, Fate Stay Night o Robotech, todavía le falta para estar a la altura de contenido que ofrece Crunchyroll.

Acá checan los simples datos que necesitan para registrarse y disfrutar.