BAHIDORÁ

Sábado por la mañana; después de una hora y media de vacas, chivos, puestos de
trajes de baño e inflables, balnearios y dos mil topes, aparece entre los árboles el
letrero “Las Estacas”. Alrededor de la 1 de la tarde, ya estaba casi lleno el
estacionamiento. Las personas bajaban con mochilas gigantes y poca ropa, la fila
del camping era larguísima, todos los campistas estaban bajo el sol, formados,
cargaban mochilas y casas de campaña lentamente derritiéndose.
Bahidorianos-2-683x1024
El lugar es espectacular. El olor y los colores que se perciben después del puente
colgante envuelven en una tranquilidad que rara vez se experimenta en la ciudad;
el sonido del río, los árboles gigantes, las lianas, los columpios y la impecable
decoración de Bahidorá. Camino al escenario se veía la infinidad de opciones
para disfrutar del Carnaval sin tener que estar en el escenario. 3 albercas, un
puesto para teñir playeras, estaciones de bicicleta que generan energía para
cargar el  celular, bicicletas que activan instrumentos musicales abiertos al público,
una fogata gigante decorada con piedras de colores en forma de flor y puestos de
comida a precio muy razonable. También destacaba un domo de música
electrónica decorado con frutas colgantes, un puesto de masajes y el imponente río
de agua transparente para salvarte del asfixiante calor.
1779258_604270846318447_863176267_n
Al inicio del carnaval, mientras tocaba Caloncho, la gente se acomodaba cerca del
escenario, sentados sobre mantas en pequeños grupos y platicaban mientras
tomaban cerveza. Poco a poco, comenzó a tomar vida el festival y la gente se juntó
frente al escenario, para bailar descalzos en círculo. Conforme avanzaba el tiempo,
llegaba más y más gente; sin problemas, la asistencia comparada a la cifra del año
pasado fue superada. La cantidad de actividades permitían fluir como el río por el
parque, ir y venir del escenario y conocer todo tipo de personajes, personas con
cara de unicornio o mujeres con penachos.
 photo
El atardecer con Wild Belle fue mágico, Natalie habló en español con el público y
su música acompañó al sol mientras desaparecía. La gente bailó y perdió el control
con “It’s Too Late”, casi como transición para volver a usar los zapatos y
sudaderas. Llegó la noche y la iluminación del escenario le dio vida a los árboles. En la
oscuridad, parecía que todas las plantas tomaron vida, fue a partir de
TOKiMONSTA que el volúmen de la música subió y la gente se concentró en el
escenario. Cada vez enfriaba más y la gente del escenario se mudó a la fogata
gigante…  la convención anual de “cuchareo” colectivo.
Screen Shot 2014-02-19 at 16.39.12
El festival fue un éxito. La gente estaba contenta y absorbida por la música y la
naturaleza, aunque el único problema fue el brusco regreso a la realidad después
del puente de madera.

Leave a Reply