Motivos para creerle al ‘Rey’ Pharrell

​Pharrell Williams es una personificación de talento poco usual. Además de iniciarse a la temprana edad de 19 años en las listas de popularidad en labores de producción, goza de credenciales como músico, compositor, “rapero”, diseñador de modas y productor musical, y es considerado un icono de la moda, además de ser calificado como uno de los “Hombres del Año”, según la revista GQ.

A sus inmesurables 40 años de edad, Pharrell tiene más onda que muchos personajes con todas las características en el estereotipo de ‘triunfador’, sin mencionar que todo el mundo quiere un poco de su “toque de Midas”. Más allá de la envidia que pueda generar, no se puede negar que este hombre está destinado al éxito. Si por alguna razón se mantienen las dudas de su éxito, aquí viene una lista de motivos por los que podemos considerar a Williams como un verdadero “Rey Midas” contemporáneo:

– Billionaire Boys Club / Ice Cream

Tras una disputa con Reebok por el lanzamiento de la línea de ropa Ice Cream, Pharrell Williams hizo mancuerna con el icono japonés de la Moda, Nigo. La colaboración devino en una línea de ropa de poca disponibilidad y altos precios llamada “Billionaire Boys Club”. El éxito de la marca atrajo a otro magnate y músico, quien decidió integrar la línea a Rocawear, su propia marca; aquel personaje es Jay-Z. Actualmente, BBC crece y además de ser manufacturada en Japón -el único lugar donde originalmente se hacía-, se ha extendido a Corea, China, Canadá y México, sin olvidar que la marca ya está disponible para mujeres bajo el nombre “Billionaire Girls Club” (BGC).

– Los Primeros Éxitos de Justin Timberlake

Después de la negativa de Michael Jackson para varios temas sugeridos por diferentes músicos, la ex-figura de N*Sync decidió iniciar su trayectoria solista con las sobras de aquel Invincible del Rey del Pop. Entre esos rechazos figuran algunos de los nombres más importantes en cuanto a sencillos de los inicios en la trayectoria solista de Timberlake, los cuales fueron compuestos por la mancuerna de Chad Hugo y Pharrell Williams -AKA The Neptunes-. En ventas, el debut vendió más de 5 millones de copias, con créditos de Williams y Hugo en más de la mitad del álbum. JT ya tenía la disciplina de bailar y cantar bien, pero aunada tal capacidad al talento de los Neptunes, generaron incansables suspiros de mujeres que incrementaron la debilidad por el vocalista y sus pasos.

– La Producción de Sencillos Exitosos Cargados de Energía Sexual

Las colaboraciones de Pharrell/Chad Hugo en cuanto a producción tienden a cargar de tensión sexual el ambiente; los ejemplos más claros se han reflejado en diferentes voces del pop que no discriminan en género, raza, época o estilo. Desde la seductora “Milkshake” de Kelis y la provocadora “I’m a Slave 4 U” de Britney Spears, hasta la sugerente “Drop It Like It’s Hot” de Snoop Dogg o la polémica del 2013 “Blurred Lines” de Robin Thicke, las rupturas en la barrera del espacio personal son más fáciles de alcanzar con algún elemento producido por los Neptunes. Ya sea un fino toque de funk, percusiones sutiles de compás marcado, bajos recargados a precisión o una voz con atinados instantes de tonalidad aguda, no hay mejor manera para sucumbir que ceder ante el movimiento que impulsan tales canciones. Mención especial para las alusiones de época colegial en “Hollaback Girl” de Gwen Stefani o la siempre favorita de la comunidad gay Madonna con el éxito de 2008, “Give it 2 Me”.

– Capacidad Para Hacer un Gran Trabajo con Géneros Lejanos a su Zona de Confort

Pharrell Williams en solitario o en mancuerna con Chad, ha logrado inyectar su ‘cool’ a grupos o músicos que parecen perfectamente distantes a su afinidad con el pop o el R&B. Los coqueteos de No Doubt con el pop en su Rocksteady, Song Yet To Be Sung de Perry Farrell, el homónimo de Oh Land, los adhesivos tracks del Where Does This Door Go de Mayer Hawthorne y hasta el track acrónimo de The Hives tienen la marca de Pharrell Williams. Sus mezclas y colaboraciones relucen en tracks de Lenny Kravitz, Garbage, Rage Against the Machine, Limp Bizkit, Papa Roach o The Rolling Stones. Sin embargo, las mejores aportaciones de su talento en cuanto a estos géneros -relativamente distantes- es la electrónica; si no les parece creíble, escuchen lo que pasa cuando Williams mete mano en las creaciones de Air, Uffie, Swedish House Mafia y por supuesto, Daft Punk, para entender el gran acierto de incluirlo en los créditos.

– “Nadie Muere En Realidad”.

No (One) Ever Really Dies es el nombre del proyecto que los Neptunes y Shay Haley denominaron como N*E*R*D para promover trabajo propio. Cuatro producciones desde 2002 hasta 2010, más de un millón de copias vendidas e innegables himnos de la pista de baile confirman la química exitosa del trío. Sencillos memorables como la enérgica “Rock Star – Poser”, la cadenciosa “She Wants to Move” o la contagiosa “Everyone Nose (All The Girls Standing in the Line for the Bathroom)”, hicieron que el trío fuera aclamado a escala internacional. Tal vez no tiene el mismo impacto que las millonarias y famosas colaboraciones en su producción, pero estos tres hombres encuentran posibilidades en la música a las que los pies no pueden resistir.

– Respeto de su Comunidad

Más allá de las colaboraciones de nombres ostentosos como Jay-Z, Busta Rhymes, Prince, Ol’ Dirty Bastard, Usher, Ice Cube o Common -entre muchos nombres más-, Pharrell es considerado como un hombre de estilo. Su renombrado estilo para vestir no es ajeno al riesgo y abunda en pantalones cortos o bermudas, pero se mantiene elegante e incluye elementos de la comunidad afroamericana de los Estados Unidos. Apoya a la comunidad de su pueblo natal (Virginia) con la Fundación One Hand to Another, la cual procura a jóvenes de 7 a 20 años en comunidades riesgosas en todo el país, así como construye un centro recreativo para después de clases, valuado en 35 millones de dólares. Ama la astronomía, es fan de Star Trek y aficionado a las patinetas, sin mencionar que está casado con su novia de larga trayectoria, Helen Lasichanh… pequeños detalles que le ganan puntos de aceptación para los cánones de (casi) cualquier grupo social.

– Trayectoria Solista en Ascenso

Pharrell Williams ya sobresalía como parte de los Neptunes desde inicios de su carrera a principios de los noventa; sin embargo, el primer vestigio de su trabajo como solista en 2003 tuvo por nombre “Frontin'” y conjuntaba su estilo “funk futurista” con la colaboración de Jay-Z. Continuó con su primera producción solista, In My Mind. Para esta contó con nombres que fueron desde Gwen Stefani y Kanye West, hasta Jamie Cullum y Snoop Dogg, aunque sin alcanzar éxitos mayores. Este 2014, vio el reciente surgimiento de su segundo álbum solista de nombre G I R L, que presenta colaboraciones de Alicia Keys, Miley Cyrus, Justin Timberlake y Daft Punk. Por lo pronto, el sencillo “Happy” -perteneciente también a la banda sonora de Despicable Me 2-, fue todo un éxito y hasta logró una nominación al Óscar por Mejor Canción.

Pretextos faltan y razones sobran, pero lo más sobresaliente en la incansable trayectoria del músico/productor y diseñador, es que no importa la época en que alcanza el triunfo, cuando lo hace es en plan grande. Al igual que su atemporal apariencia física, sus capacidades musicales no parecen encontrar limitante para alcanzar admiración pública. Además de compartir grandes riquezas musicales a su público, utiliza su talento para ayudar a engrandecer la trayectoria de otras figuras -consolidadas y en ascenso-, incluso antes de sacarle provecho a su carrera solista. Su ‘Toque de Midas’ no se cuestiona desde hace muchos años y, según el 2013, se mantendrá así por varios más ¡Larga Vida al Rey Pharrell!

Leave a Reply