El salón de la fama de rock alberga nuevas estrellas. Así lo celebraron.

Existe un templo donde habitan los espíritus de las nuestros héroes. Algunos han cambiado el humor en esos momentos de desolación. Otros nos llenaron de una energía radiante y contagiosa. Han soplado las palabras perfectas que usamos para decirle a esa persona especial lo que sentimos. Nos hacen mover la cabeza, bailar, brincar, vibrar, sonreír, llorar y soñar. Ese templo les hace justicia a aquellos héroes con los que hemos crecido. Es el salón de la fama de Rock & Roll, que se encuentra a orillas del lago Erie en Cleveland, Ohio. Cada año se integran nuevas leyendas a este museo en una ceremonia llena de presentaciones en vivo, frases célebres, abrazos y lágrimas. Artistas amigos o influidos por los nuevos integrantes introducen a su respectivo con un discurso en el que hablan de la importancia que han tenido para ellos. Este año, la ceremonia tuvo lugar en el Barclay’s Center en Brooklyn, Nueva York —a diferencia de la mayoría de las anteriores, que habían sido en el hotel Waldorf-Astoria — la noche del jueves 10 de abril. Esto fue lo que sucedió.

peter

La noche empezó con un discurso en el que Peter Asher presentó a los primeros managers que se unen al salón de la fama en toda la historia: Andrew Loog Oldham y el difunto Brian Eipstein, quienes manejaron a The Rolling Stones y The Beatles en tiempos cruciales. El primero envió una carta al jurado del Rock & Roll Hall of Fame en la que anuncia su inasistencia y argumenta que lo que antes era una verdadera fiesta de rock, terminó por convertirse en un show de televisión. No es la primera vez que pasa algo así.

El líder de Coldplay, Chris Martin, presentó al primer artista que ingresa al salón de la fama el año en curso: Peter Gabriel, que lo hace por segunda ocasión al pertencer a él a la vez con Genesis. Después de las felicitaciones a Peter y sus palabras de agradecimiento, interpretó junto con el bajista Pino Palladino “Diggin’ In The Dirt”. Al finalizar ésta, se unió a ellos Chris Martin, y Gabriel se sentó en el piano para ofrecer al público una formidable versión de “Washing On The Water”. Para su último acto Peter presentó al artista senegalense Youssou N’Dour y juntos interpretaron “In Your Eyes”.

Terminando la actuación del ex integrante de Genesis, subió al estrado Tom Morello, quien presentó a los artistas de glam rock que dice haber admirado desde la secundaria: Kiss. Los músicos dieron su discurso de agradecimiento sin su característico maquillaje, y no tocaron en la ceremonia porque el galardón sólo fue para los miembros fundadores de la banda, de los cuales sólo permanecen Gene Simmons y Paul Stanley.

kiss

Yusuf Islam, mejor conocido como Cat Stevens, recibió este reconocimiento a continuación. Art Garfunkel —famoso por formar parte del dueto Simon & Garfunkel— presentó al artista británico con un discurso en el que halagó a Islam. La actuación de Yusuf inició con una versión acústica de “Father and Son” en la que colaboró Waddy Watchel, seguida por “Wild World” acompañada por Paul Shaffer en los teclados, y finalizó con “Peace Train”, en donde se integró un coro femenino.

La siguiente en ser presentada como nueva integrante del salón de la fama fue Linda Ronstadt, quien no pudo asistir debido a su padecimiento del mal de Parkinson. El discurso corrió a cargo de Glenn Frey, la estrella de los Eagles quienes acompañaron a la cantante de pop en una gira en 1971 y juntos grabaron el álbum homónimo de la artista. Para celebrar el reconocimiento en su ausencia, tomó el escenario Carrie Underwood y entonó “Different Drum”, canción debut de Ronstadt con su primera banda llamada Stone Poneys. Emmylou Harris y Bonnie Raitt se unieron para la segunda canción, “Blue Bayou”. Después subieron al escenario Sheryl Crow y de nuevo Glenn, quienes junto con los artistas que ya estaban ahí ejecutaron una versión de “You’re No Good”. Para concluir el homenaje a Linda, fue invitada una sexta artista: Stevie Nicks, e interpretó con ellos “It’s So Easy” y “When Will I Be Loved”.

29th Annual Rock And Roll Hall Of Fame Induction Ceremony - Show

Bruce Springsteen presentó al siguiente artista que se integra este año al salón de la fama y su propia banda de apoyo: The E Street Band. El Jefe pertenece al salón de la fama desde 1999, pero fue hasta ahora que fue incluida también su banda. Springsteen narró en un discurso emotivo múltiples historias que ha tenido con sus compañeros de vida, y recordó solemnemente a Clarence Clemons y Danny Federici, músicos fallecidos que formaron parte de la banda. Después de los discursos y ovaciones, tocaron juntos los clásicos “E Street Shuffle”, “The River” y “Kitty’s Back”. Tanto la premiación como la actuación de The E Street Band fueron de las más aplaudidas por los asistentes.

Después de la presentación del Jefe y su banda, Questlove, baterista y líder de The Roots, introdujo a los siguientes nuevos integrantes del Rock & Roll Hall of Fame: Daryl Hall y John Oates, y aprovechó el discurso para cantar fragmentos de algunos de sus éxitos. El dueto interpretó “I Can’t Go For That”, “You Make My Dreams Come True” y “She’s Gone”. Esta última canción tuvo que ser interrumpida debido a fallas técnicas, las cuales los dos de Filadelfia tomaron con simpatía. Daryl bromeó: “Esto sólo nos puede pasar a nosotros, ¿verdad?”.

La última presentación de la noche fue una de las más esperadas de la noche. Michael Stipe, de R.E.M., pasó al estrado para hablar sobre los ídolos del grunge: Nirvana. Le siguió Courtney Love, y cuando subieron Krist Novoselic y Dave Grohl, hubo entre ellos un abrazo nada esperado por los espectadores. Les tocó a los dos sobrevivientes del trío de Seattle cerrar la ceremonia con una impresionante actuación con Pat Smear —quien apoyó en algunos conciertos a Nirvana y después pasó a ser el guitarrista líder de Foo Fighters — y como invitada especial Joan Jett para interpretar juntos su más conocida canción “Smells Like Teen Spirit”. Para “Aneurysm” sosprendieron con una colabroación con Kim Gordon de Sonic Youth. Después invitaron a Annie Clark de St. Vincent, con quien tocaron “Lithium”. La última canción interpretada fue “All Apologies”, para la cual la aclamada cantante Lorde los acompañó en el escenario -Puedes ver una parte de esta versión en el video que aparece a continuación grabado por uno de los asistentes, de no muy buena calidad, pero que da una idea de cómo suciedió-. Mientras tocaban esta canción, una voz incógnita anunció el final de la ceremonia, y los asistentes regresaron satisfechos a sus casas —o probablemente al ‘after’.

A todos estos artistas, galardonados o no, queremos decirles de todo corazón: gracias por la música. Los nuevos integrantes del salón de la fama tenían bien merecido su ingreso, y todos los que faltan por unirse, tarde o temprano lo harán. Pr lo pronto, ocho estrellas se unen al museo de Cleveland, el santuario más importante de rock.

 

 

 

 

Leave a Reply