The Strokes – “You Only Live Once. #TrackDelDía.

yolo

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegas a la oficina, saludas a tus compañeros: hola, buen día, ¿cómo estás? Bien ¿y tú? Eso es todo. Te sirves un café, te acomodas en el escritorio, abres correos, cuentas, actualizas trámites que parecen complicadísimos porque en tu vida los habías hecho. Volteas a tu alrededor, te pierdes entre pizarras, apuntes, notas, bromas de oficina, audífonos, pequeños compartimientos, celulares, teléfonos y extensiones. Es la era del YOLO, del meme, del mame y del ‘oversharing’ en redes sociales; esclavos de la luz y un ordenador, manos incrustadas en un mouse que se ha convertido en una extensión de tu brazo; dejamos de ser humanos y nos adelantamos a la Ciencia Ficción convirtiéndonos en ‘cyborgs’. No disfrutamos, vivimos, estamos aquí, como zombies en un plano digital, dejamos de ser físicos, como los discos y llegamos a la era ‘Lain‘; la nostalgia es lo único que nos puede salvar.

Primera estrofa “Some people think they’re always right”. Nos creemos dueños de toda sabiduría, conocemos la alquimia y el cáliz de la vida eterna y alardeamos de ello en Facebook. Aturdido entre tanta tecnología y conversaciones banales, por un momento, volteas hacia atrás, pero no atrás de tu silla reclinable, volteas detrás de tus ojos, hacia tus recuerdos, aquellos momentos en los que el acceso a Internet no era una necesidad, era un lujo; Windows 2003 (usabas versiones anteriores porque las más actualizadas costaban un billete), ‘Clippy’ y dibujos en paint. Aquel tiempo te azota la cabeza, revuelve tus entrañas, once años, es ‘poquito’. Recuerdas esos días en los que te levantabas temprano y, mientras buscabas en el refri qué llevar de lunch, escuchabas los videos de MTV (no tenías mucho tiempo como para detenerte a verlos) cuando el YOLO no era una frase de la ‘cultura pop’ y la tocaban cuatro chavos magros en ropas blancas que terminan sucias dentro de un cuarto de ensayo que se inunda. Regresas en sí con una llamada de atención, te distrajiste perdido en el tiempo y espacio, vuelves a “estar sin estar”, volteas a tu alrededor y desde tu lugar “You can’t see the sunshine”.

Así es escuchar “You Only Live Once” de The Strokes en el momento que realmente apareció; no cuando el título tenía un sentido banal por sus siglas y un estilo de vida lleno de descaro, más que de permanencia.

Leave a Reply