header-colum

Entrevista con Álbaro Arizaleta de El Columpio Asesino

(Fuente la imagen: B Music)

Esta larga introducción es el caso atípico de una chica que ha seguido el vaivén de este Columpio, si se quiere ahorrar la melaza que implica leer esta visión particular, scrollee hasta llegar a la entrevista.

Un día de diciembre de hace una década, escuchando una estación de radio me estrellé con “La muerte de un trompetista”, la primera vez que la escuché no supe cómo se llamaba, así que me di a la tarea de esperar pacientemente a que la volvieran a tocar, pasaron meses para poder descubrir que era de una banda española llamada “El Columpio Asesino” y que también tenían otra canción en la programación llamada “Ye Ye Yee”. En mi cabeza, una canción no se emparentaba en nada con la otra. Dicho Columpio no ha dejado de hacer este ejercicio en toda su carrera.

Después vino “Lehiotik” junto a mi verborrea para que todos mis amigos en la universidad escucharan su disco homónimo. Utilizaba mucho sus cortes ambientales para trabajos audiovisuales y entregas finales, nunca me defraudaron, jugaba a que tenía algo único en mis manos que se adaptaba a diferentes momentos, sentimientos, estados del tiempo, etapas, metáforas, conceptos. Pero siempre algo de ellos se adaptaba a lo que yo tenía que saldar conmigo misma.

Mi primer Vive Latino trabajando en el área de mercancía de las bandas que se presentaban en esa edición me permitió armarme de valor y confesarme con quien me había brindado esos momentos de satisfacción. Ahí estaba, frente a Álbaro Arizaleta, agradeciéndole ese primer álbum el cual me alimentaba y me enseñaba, me llenaba; cumplí horriblemente el cliché de desbordarme de empatía ante alguien que recibió sin juzgar mis palabras y en un buen gesto escribió en el booklet de ese disco “Marysol, una gran chica”. Pero qué iba a saber yo, a los 21 años aún no se toma plena conciencia de la cruda moral.

Esa misma tarde, unos pocos cientos de congregados en el escenario más pequeño del festival pudimos vivir un momento memorable cuando tocaron “Floto”, mientras la tocaban la lluvia aumentaba junto al ritmo del escenario. Así, recia, lavó mis lágrimas de frustración y estrés mientras todos se unían en un brinco repetitivo y eufórico. Ilusamente pensé que esa semana había sido la más estresante de mi vida. La exageración disminuye con los años, bien dicen.

Años después, en el escenario principal del VL, miles pudimos bailar con Toro, seguramente muchos de los que estuvieron ahí vivían la primera vez en vivo con El Columpio Asesino. Sus “Diamantes” y las “Perlas” vinieron a lavarme el corazón y dejármelo sin tanta tierra en los raspones. Finalmente mujer de muchas catársis y de ya muy poco drama. Lo importante esa vez fue que se me hinchara el pecho de la emoción de saber que El Columpio Asesino ya había reventado en México. Y aún la ballena no encallaba.

Una banda de Pamplona que tiene una línea directa con el mar, en todos sus álbumes se habla de él. Hace unos días regresé del mar y me di cuenta que no he dejado de hablar de él tampoco…

Todas estas conexiones vinieron como flashazos mientras reinaba el silencio en el altavoz hasta que escuché la voz de Álbaro, esto es lo que nos dijo en la entrevista que transcribo a continuación:

* “Ballenas Muertas en San Sebastian” es el álbum más corto de su carrera, el más conceptual, es el que tiene más granadas listas para detonarse. También está lleno de sonidos dadaístas pegados al Kraut. ¿Cómo es que llegaron a esta nueva etapa como una banda que ya lleva más de 10 años de carrera y que comenzó con un panorama más ambiental que el sonido actual?

– Parece el disco más corto porque en realidad lo es. Dura 35 minutos. Al final han sido muchos años tocando y empezamos de una manera muy ecléctica con la fusión de muchos estilos: Punk con Ambient mezclado con Electrónica, con un montón de cosas para hacer un disco como lo fue el primero y poco a poco lo que te da el tiempo es que ayuda a concretar tu propuesta, a tenerla más acorralada en ese sentido. En “Ballenas” lo que hemos hecho, básicamente, son unos contextos que ya planteábamos en “Diamantes” y lo que hicimos fue llevarlos al extremo. Desde luego que está influenciado por el Kraut por muchas bandas como Can, como Neu! o como los contemporáneos Beak y con el concepto de obsesión que queríamos plasmar con este disco nos parecía muy acertado hacer ritmos obsesivos, repetitivos y primitivos.

Al final básicamente son muchos años de carrera y aprendes a acercarte a tu objetivo, es el disco más conceptual en ese sentido.

* Para ser un álbum tan corto, ¿ha sido el más difícil de grabar?

– Siempre nos ha costado mucho grabar cada disco, es un lapso de 9 meses aproximadamente. Conforme pasa el tiempo cuesta más grabar un disco, cada vez tu capacidad de sorprenderte mengua, es menor. Los recursos que antes utilizabas ya no te valen. Antes la copa se llenaba más fácil, cada vez es más difícil llenarla en ese sentido. Sí que nos ha costado más en este sentido, pero al final es normal, según qué visión de la música tengas o qué esperes de ella creo que lo normal es que cada vez te cueste más hacerlo.

* Si fueras una Ballena encallando, ¿qué te gustaría que sonara de fondo en esa escena tan dramática?

– Si estaría así me gustaría escuchar el silencio… (risas).

* “Toro” es la canción que parte la carrera del Columpio Asesino en antes de “Toro” y después de este, ¿Creíste que esto iba a pasar? 

– La verdad es que no. Cuando grabamos “Diamantes” que fue un disco que también nos costó mucho grabar, con la casa discográfica que teníamos en ese entonces no creyó en él, hicimos una escucha, pusimos el disco y la verdad es que no les gustó, Entonces nosotros como confiábamos mucho en el disco no quisimos cambiar nada y nos buscamos otra casa discográfica. Y “Toro” que estaba ahí ni siquiera la vieron ellos, ni nosotros, no éramos consientes del potencial de esa canción así que nos parecía una canción con cierto gancho pero no teníamos idea que tuviera la distribución que ha tenido, sobre todo porque no tiene las características de un sencillo, un single es una canción con un estribillo que se repite, con una estructura más o menos convencional y esta canción de convencional no tiene nada porque para cuando empieza la voz ha pasado ya un minuto y medio, el estribillo no existe más que al final de la canción y sólo se repite una vez, es una estructura muy extraña entonces nunca la concebimos como un single porque no nos encajaba la idea de un single redondo como cuando piensas en un hit, tendemos a pensar en una canción redonda con una composición más o menos convencional y tal y cual, entonces no veíamos “Toro” así, la veíamos con cierto gancho, pero la verdad nos ha sorprendido, ha sido la que ha tirado de ese disco y la que nos ha dado a conocer ante mucha gente.

* ¿Esperabas que fuera una canción que se toca hasta en antros? ¿Qué opinas de esto?

– Esto es lo que consiguen algunas canciones, hay canciones que no se sabe por qué… pero es la magia de la música. Si tuviésemos la fórmula para hacer otro “Toro”, para hacer algo así pues la haría, pero estoy seguro que no surgiría, porque se vería la intención de buscar esto. Lo bueno de “Toro” es que no se pretendía nada con ella y sigue sonando. La magia de haber acertado en la campana que llega a todo el mundo es lo que tiene “Toro” y le pasa a muchos grupos. Canciones que se escapan y ya no te pertenecen en ese sentido. Es una canción que sigue sonando y puede estar sonando más que el mismo “Ballenas” pero son cosas que son así y que las tienes que aceptar. Es una canción que tiene algo, no sé muy bien qué, en España la gente sigue loca por ella, es una canción que pegó en todos los sitios y la aceptamos y estamos contentos con esto.

* ¿Qué álbum de El Columpio Asesino le darías a una persona que no conoce su música? Cuál es, para ti, el que proyecta toda la escencia de la banda.

– Yo le daría el último, pero eso es normal. No lo sé… No creo que tenga por qué tener un orden. Yo soy muy anárquico escuchando música, muchas veces, así como tengo amigos muy estudiosos que van a las raíces y empiezan haciendo una progresión supuestamente natural, a mí me da igual, yo escucho las cosas y luego sigo mi instinto. En nuestro caso no creo que tenga que tener un órden, yo creo que son discos tan independientes que no importa el orden. Pero identificarnos con un disco de nuestra carrera, evidentemente nos identificamos con lo que somos ahora que es el último disco.

* En toda su discografía, hay muchas referencias hacia animales, desde la Ballena pasando por Toros, Gallinas, Perros, Moscas, lombrices, Peces en la Ola. ¿Cómo llegas a estas metáforas en las letras?

– Son metáforas que conectan con nuestro lado más animal de cierto modo, con nuestro inconsciente. Muchas veces los animales reflejan esa pureza que nosotros hemos perdido por tanta contaminación racional o lo que sea. Me imagino que conectará con mi lado más surrealista, más animal en ese sentido.

* Hablando de Pez en la Ola, observando bien toda la discografía hay un tema recurrente del comportamiento humano que es muy común y es el desapego, hoy en día ya no tenemos tiempo qué perder en el apego para poder avanzar hacia otros objetivos de cada uno en su vida. ¿Tienes una receta rápida para el “dejar ir”?

– La aceptación de las cosas, el rendirte a la situación es muy complicado y eso te lo da la experiencia y sobretodo mucho sufrimiento, por decirlo de alguna manera. Al final llega un momento en el que te das cuenta que rendirse a la situación es mejor que estar enfrentándote a ella continuamente. Esa es una conclusión a la que llegas, hay gente que no lo hace y que prefiere seguir en ese combate. Hay veces que te das cuenta que es mejor renegar al combate y resulta mejor dejarte llevar. Esas son cuestiones muy personales, la aceptación de la derrota yo creo que es la gran victoria, pero para llegar a esa conclusión tienes que haber andado mucho, por decirlo así.

* A México nos llegan las bandas alternativas españolas a un paso muy lento, en años pasados hemos tenido la visita de Los Punsettes, StandStill y de Love Of Lesbian por mencionar algunas. ¿Qué bandas nos recomendarías para ponerle atención y descubrir su discografía? Ya sean bandas nuevas o con trayectoria que en el radar mexicano aún no se hacen visibles.

– Te puedo recomendar una banda que va empezando en España: Belako. Hacen un post-punk que está muy bueno. Es una banda interesante.

* ¿Qué es lo que estás escuchando actualmente? ¿Qué álbum traes pegado?

– Actualmente estoy escuchando muy poca música, tengo una relación con ella muy extraña. Cuando me acerco a ella me acerco de una manera muy intensa hasta quemarme y luego cuando me retiro lo hago totalmente. Ahora estoy en un momento totalmente de retirada, estoy escuchando prácticamente lo que me pone la radio por las mañanas, pero mi relación con la música es así, es una relación amor-odio.

* ¿Qué haces en tus ratos libres?

– Veo películas, suelo leer, emborracharme y pasear.

* ¿Cuál es el libro que estas leyendo?

– Ahora me estoy leyendo un libro “Hola Extra” que trata precisamente de las memorias de un rebelde de 1977 a 1985, además está basado en México, trata de un español que estuvo toda esa época en México y dije “me lo voy a leer” para entrar en calor para cuando lleguemos allá.

* ¿Habrá alguna sorpresa para este 25 de septiembre en el Foro Indie Rocks? ¿Como alguna canción que venga en los sencillos o alguna de los primeros álbumes que hace mucho no tocan?

– De momento no hay nada. Todo lo estamos montando y que la sorpresa surja en último momento, como cuando Cristina y yo salimos con Disco Ruido en un Corona Capital para hacer una colaboración con ellos en el escenario que les tocaba, fue algo que se hizo en ese momento, por ahora no hay nada planeado pero siempre puede surgir algo.

* Lehiotik es una de las canciones que comenzaron a sonar en las estaciones de radio en México por ahí de 2005, a tantos años de distancia ¿hay alguna posibilidad de escucharla en vivo?

– Lehiotik creo que nunca ha sonado en México ni en otro lugar. Son canciones que la verdad… (Álbaro hace una pausa) no, sí la hemos tocado una vez en España, la tocamos una vez en el décimo aniversario. Pero son canciones que yo entiendo como fan de otros grupos que hay canciones que te marcan y te quedas con ellas, quieres que las interpreten pero muchas veces los grupos ya están en otro nivel o en otra página de sonido… entonces a la hora de confeccionar un directo o un setlist, es muy complicado lograr que tenga cierta coherencia, al final eliges las canciones que pueden encajar y ahora mismo tanto  “Lehiotik” como “La Muerte de un Trompetista” que hace poco otro periodista mexicano me preguntó también por esta última y le dije que lo sentía mucho pero que son canciones que ahora mismo se quedan fuera. Otra cosa es que algún día, como hay muchas otras bandas que lo hacen, digamos “vamos a hacer unos cuantos conciertos y a tocar sólo este disco” eso es otra cosa, pero en esta visita lo siento, no hay hueco para estas canciones (risas).

* Por último, ¿Qué crees que signifiquen las siglas de nuestro blog WMP?

– Son las siglas de una agencia de espionaje.

Leave a Reply