Flying-Lotus-Youre-Dead

[Reseña] Flying Lotus – ‘You’re Dead!’

Flying Lotus siempre ha establecido claras e interesantes temáticas en sus discos: el año y lugar donde nació y creció, los sueños y la creación del universo. Este año, el compositor californiano nos da un hermoso ensayo sobre uno de los temas más misteriosos y unificadores del ser humano: la muerte. El disco explora de una manera holística este tema a veces desde el punto de vista de los que se quedan y otras desde los que se van.

Tras 4 excelentes discos y LPs, Steven Ellison está de vuelta con ‘You’re Dead!. El disco es probablemente la mejor muestra del amplio vocabulario musical con el que se puede expresar y toda el disco se queda debajo de los 40 minutos. Flying Lotus no deja ni una esquina sin explorar y aunque con tantas iteraciones y virtuosismo en el disco, uno pensaría que puede explotar fuera de control, pero no lo hace; las canciones son cortas, concisas y no deja que se le escapen de las manos. El disco comienza con “Theme”, una pieza instrumental, intensa y altamente teatral que de inmediato pone en claro el tono y la atmósfera del imaginario del disco. Las siguientes tres canciones -“Tesla”, “Cold Dead” y “Fkn Dead”, exploran el jazz desde un enfoque interesante, son obscuras, bizarras y funcionarían como el soundtrack de un acidoso viaje eterno en un túnel de luz.

Despues de estos tracks introductorios es donde llega la primera gran colaboración del disco. Kendrick Lamar hace una genial aparición en “Never Catch Me”, un compendio de interesantes ideas sobre la muerte de la boca de alguien que la ha logrado engañar un par de veces. Kendrick esparce sus líneas encima de sabrosas líneas de bajo, beats psicodélicos y un desenlace etéreo y juguetón, adjetivos que quedan aún más claros con el video que acompaña esta canción.

El disco continúa con la psicodelia de “Dead’s Man Tetris” –una colaboración con Snoop Dogg y su alter ego Captain Murphy-. La canción, más que una gran aportación al disco, funge como puente a la siguiente parte del disco: más juguetona, excéntrica y electrónica. “Turkey Dog Coma” es otro gran ejemplo de temas excéntricos que Flying Lotus logra crear con sus virtuosos colaboradores, como una canción energética,

El punto más alto del disco llega en “Coronus the Terminator”; una épica rendición trip-hopera a la muerte y la espacialidad del viaje que sufrimos cuando nuestro cuerpo no da más y los ángeles bajan por tu alma. Capas y capas de elementos espaciales hurgan en profundo arsenal musical de Flying Lotus para hacer el perfecto clímax de la narrativa. La bella voz de Niki Randa le da el perfecto toque a esta joya de canción.

You’re Dead!’ desciende y asciende a través de los siguientes tracks, meditando sobre la existencia de un ser omnipresente en “Eyes Above”, teorizando con Thundercat sobre el fin en “Descent Into Madness” y hasta hace un pococ de mofa en “Ready Err Not“. Flying Lotus no deja ninguna perspectiva intacta, incluso se pone en el papel de un moribundo en “The Boys Who Died In Their Sleep”, donde aparece el falsetto de Captain Murphy con una temblorosa voz en el punto más oscuro y tenebroso de esta colección de canciones.

No hay duda de la inmensa capacidad de Steven Elliot para hacer de su música una verdadera pieza de arte. El disco es mucho más que una colección de canciones, es una pieza increíblemente ejecutada por músicos de muchos géneros que entran en el imaginario de Flying Lotus y crean música con un concepto potente, interesante y altamente experimental. Alguien como Steven Elliot que ha tenido que enfrentar varias veces la muerte de seres cercanos, ha hecho un ensayo que no sólo enfrenta el tema, sino que nos deja claro que si la muerte es inevitable, no tenemos más que disfrutar y vivir la vida sin temerle al fin.

Leave a Reply