oh-boy

Oh boy, 24 hrs en Berlín – Jan Ole Gerster. #WMiércolesDeCine

En el último par de años hemos notado que el cine, así como la música, se ha puesto nostálgico con los formatos. Los directores de filmes independientes han optado por darle a sus trabajos audiovisuales una textura monocromática, como la única que existió en su tiempo antes del technicolor.

Esta vez, nos fuimos a la Cineteca a ver una película del director alemán Jan Ole Gerster, estrenada en 2012; la cual justo está filmada a blanco y negro. ‘Oh boy, 24 hrs en Berlín’ es una irónica tragicomedia que nos muestra las vivencias de Niko (Tom Schilling), un chavo que cambió la universidad por vagar en las inmensas calles de esa ciudad. Tras un par de años de no ver a su padre —quien no estaba enterado de la situación—, y después de una divertida discusión en un café, Niko acude a un cajero automático para retirar efectivo, pero su tarjeta es retenida. Se pone en contacto con su padre -quien hace un par de días se dio cuenta de que lleva dos años con depósitos a la cuenta de su hijo para pagarle la escuela-, quien cansado de sus mentiras, decide dejarlo a su suerte con una gran depresión provocada por el fracasado de su hijo. El filme nos arrastra junto con su protagonista a un día entero en el que la ciudad le muestra su verdadera cara, en un vaivén de emociones con situaciones que rayan en lo irónico dándole un toque muy cómico al filme.

Vale la pena tomarse 85 minutos para ir a disfrutar de esta divertida película alemana, que se exhibe actualmente en las salas de la Cineteca Nacional.

Leave a Reply