PinkFloyd

Día de Pink Floyd

Hoy sale a la venta el último álbum en el repertorio oficial de Pink Floyd, ‘The Endless River‘. Después de 20 años de silencio discográfico, un tres integrantes menos -no olvidemos a Syd Barrett-, y en el ocaso de uno de los más brillantes recorridos musicales en la historia. El conjunto de Londres decidió dar cierre a su categórica carrera con la última producción en su carrera, la cual se deriva de los remanentes de la grabación de ‘The Division Bell‘. Esta también, honra la figura del caído Rick Wright, tras seis años de su deceso.

Con esa intención, decidimos honrar a uno de los grupos más interesantes en la historia musical. Más amado que odiado y más aplaudido que criticado, Pink Floyd inició esta trayectoria en 1967 con ‘The Piper at the Gates of Dawn‘ -una joya de la psicodelia-, y eventualmente maduró su sonido hasta convertirse en la Piedra Angular del progresivo… aunque a sus detractores no les parezca. En su devenir pasaron piezas clave que tomaron forma en ‘Ummagumma‘, ‘A Saucerful of Secrets’, ‘Atom Heart Mother‘ o ‘Meddle‘ -mencionamos sólo algunas-, pero la escisión entre los músicos progresivos, psicodélicos y geniales se marcó en el momento en que, a modo de agradecimiento, padecimiento y resignación, aceptaron la partida de Syd Barrett para dar forma al ‘Dark Side of the Moon‘. En ese punto encontraron la iluminación de las leyendas musicales para adaptar el jazz, los ambientes, los efectos, las guitarras y los demás géneros mencionados para inmortalizarse. ‘Wish You Were Here‘ y ‘Animals‘ sumaron diez canciones y alcanzaron mayores éxitos que numerosos conjuntos con álbumes extensos. Tanto talento, tanto ascenso y tanta creación artística que eventualmente tuvo que encontrar una partida después de una crisis de Roger Waters.

Tras la creación de una de las obras cumbre en el catálogo de Pink Floyd, ‘The Wall‘ trajo a relucir una separación creativa a la que Waters no daría vuelta atrás. La alineación más creativa y sobresaliente del grupo vio sus días terminados tras el lanzamiento de ‘The Final Cut‘. Aunque David Gilmour tomó el liderazgo para el gran ‘Momentary Lapse of Reason‘ y ‘The Division Bell‘, el trabajo del trío se mantuvo espaciado hasta encontrar un desenlace en 2014.

Este texto generalizado y carente de muchísimos detalles en esta brillante carrera no pretende otra cosa más que justificar el por qué hacemos un día de Pink Floyd; sin embargo, también darle un poco de memoria a todos aquellos que ya habían quitado -por justificadas razones, la presencia tan inmediata de la banda de sus oídos. Aunque ya no tan constantes, siempre han estado ahí, así como estuvieron en el pasado y seguirán en el futuro. Celebremos por hoy porque no se acabó Pink Floyd, sólo decidieron cerrar con justicia un “libro que merecía el punto final en todo su desarrollo”. Todos los contenidos del día, serán de Pink Floyd así que sólo esperamos que los disfruten con el mismo corazón que decidimos prepararlos.

WMP.

Leave a Reply