australehead

Australe, viajes siderales dentro de la ciudad. #EnLaMira

La calidad en la grabación queda hoy en día a elección del creador. Ya no se necesitan costosos fierros y estudios para producir un disco con excelente calidad; basta tener ingenio, buen oído, un estudio o cuarto “decente”, la magia de las tecnologías vanguardistas y un buen “inge”, para sonar tan chingón como cualquier grabación hecha en un estudio profesional. Pero tal parece que, para las bandas mexicanas que surgen hoy en día, eso ya es cosa del pasado (no es una necesidad, pues). Por el contrario, mientras más lo-fi suenes, a la gente le gusta. Quizá sea la nostalgia de las grabaciones onda Daniel Johnston o las cintas magnéticas; el regreso del vinil y el casete, o sencillamente el mero gusto por sonar “cochino”.

Esta banda del norte del DF llamada Australe, parece que encontró ahí su sonido: guitarras atmosféricas que le pegan al shoegaze, sintetizadores abstractos que nos invitan a un buen pasito de dream-pop, una caja de ritmos que le da un toque industrial al asunto, y una voz con bastante reverb, en la que, por momentos, dudamos si el idioma que se canta es español, incluso si no proviene de otro planeta.

Aparecieron a principios del año pasado. Manuel (voz y guitarra), Alexis (bajo y voz), Óscar (sintetizador) y Alfredo (pad y percusiones), ensayaron muy duro y se dejaron llevar por sus influencias (sonoras y artísticas), para crear un ruido, que si bien suena a mucho (toques de Antennas To Heaven, toques de Slowdive por acá), pero que, también, tiene su propio encanto.

Ocho meses después lanzaron un prematuro material, con el cual rondan la Internet a través de Bandcamp. El EP consta de cinco temas que, como ya dije acá arriba, tiene un sonido sucio y delirante; que nos avienta por calles oscuras que te conducen a galaxias lejanas y uno que otro hoyo negro. Las que más gustaron fueron “Océanos” y “Extinción”, por caóticas y ruidosas. Pero dejamos a su criterio si le agrada la grabación completa (que puede bajar gratis en el sitio antes mencionado), o prefiere dejarla circular en esta red infinita, a ver si algún valiente se atreve a escucharla. Si sí, regáleles un like en su Facebook, si no, al menos se le agradece que haya llegado hasta el final del texto.

Leave a Reply