sanpiter

San Pedro el Cortez, la mayor apuesta nacional del Nrmal

Por @KevinFripp

No me voy a cansar de aplaudir toda la buena música que nos ha traído el estado de Tijuana en el último par de años. Ya hasta se habrán memorizado (al igual que yo) los nombres de todos los proyectos que poco a poco llegan a la capital para hacerla sonar cada vez mejor. Estos nombres del Norte, junto a bandas oriundas y casi sin darse cuenta, comienzan a construir un movimiento de nuevos y frescos sonidos que forman sinergias con ambos estados (sí, el DF la CDMX ahora es una entidad federativa).

No obstante, antes de que llegaran los Vaya Futuro junto a los ahijados de Carla Morrison, Ramona, y el folkero de Daniel Dennis, la peculiar voz de Vanessa Zamora o las visitas esporádicas de bandas como Grenda, Mint Field o Policías y Ladrones, por ahí del segundo lustro de los 2000, ya había una banda que hacía ruido dentro y fuera del estado reconocido por su gastronomía y su cercanía con el “gabacho”. San Pedro el Cortez fue la banda punk que hizo que la gente de la capital y algunas otras ciudades de provincia voltearan a ver lo que se hacía de manera independiente en Tijuana. Ellos se hicieron de una reputación a partir de su comportamiento a la “DIY”.

No se trataba sólo de música, fue la vida de “punk” con caguamas, churros de mota, converse rotos y dientes amarillos. Fue el estilo de vida “valemadrista”, los tours de tocar por tocar aunque no hubiera un sólo peso de por medio, los shows ruidosos y la destrucción de su orgullo en el escenario fueron los que generaron un nicho gustoso de bandas como Yo Maté a Tu Perro, Nelson y los Filisteos o Hey Chica!. Estos factores construyeron la “leyenda” de quienes ahora son San Pedro el Cortez.

Lamentablemente no parece, y espero equivocarme, que en el futuro la banda llegue a ser un referente de la música que puso en alto el nombre de los tijuanenses. Llevan ocho años de hacer esto, pero a la fecha se han ganado el nombre de “banda de culto”, más que por ser muy buenos y mantenerse en el under, es porque tienen un nicho muy reducido que cree en lo que hacen y gustan de su punk psicodélico. Este nicho en su mayoría está conformado por los seguidores (y los organizadores también) del Festival Nrmal. Este festival los tuvo ya en su edición de 2012, y en esta ocasión los posicionan como una de las revelaciones del año en su cartel.

El festival ha puesto mucho de sí para realzar el nombre del proyecto, este año tocarán en un mejor horario que la vez anterior y con un show de visuales y luces que el mismo festival les proporcionó. Cabe recalcar también que Ricardo Silva, director de cine mejor conocido por exponer una parte muy cruda de la frontera con Estados Unidos en su documental Navajazo (2014), dirigió su más reciente video. Se los ponemos a continuación:

Acaban de estrenar un disco, Un poco mas de luz, el cual ha tenido muy poca reacción a nivel público, a pesar de que casi todos los medios aliados con el festival han escrito al respecto. Éste fue grabado en un formato en vivo, con el que la banda se siente más cómoda que grabar track por track, lo cual para ellos supone un trabajo muy cuadrado. Aquí les ponemos un ejemplo de este:

El Nrmal es hoy en día una autoridad musical muy bien posicionada en el país por su buen gusto y su apuesta por talentos en los que otros festivales no cree. Por esto quiero pensar que si vuelven a apostar por esta banda, seguro es porque algo muy bueno traen entre manos. A la fecha, se siente escepticismo respecto a su show, pero dejemos que llegue el 12 de marzo, vayamos al festival como sus organizadores lo han dicho “sin ninguna expectativa” para verlos en vivo, y tomar una diferente opinión respecto a la mayor apuesta nacional del Nrmal. Dejemos que el tiempo le de la razón a este proyecto de Tijuana y no a la caprichosa percepción que en este tiempo el gusto popular pueda tener sobre ellos.