Corona Capital, I Love You But You’re Bringing Me Down: de amor y desamor en el #CC16

@olalloyo

Los festivales, en México y en cualquier parte del mundo, siempre tendrán una historia de amor y odio. Nadie puede fingir que disfruta completamente el pasar uno o dos días enteros caminando más de 20 kms (comprobado por el GPS Tracker de mi celular), para ver a bandas con un sonido no tan bueno, entre gente no tan fan, con comida no tan rica, yendo a baños no tan limpios y pagando cervezas no tan baratas. A pesar de esto, los amamos y año con año regresamos.

Sin embargo, la experiencia del Corona Capital de este año fue muy distinta para mí, y podría asegurar que para muchos más también. Y no necesariamente una experiencia mala, de hecho fue increíble, pero sí cambió mi perspectiva sobre lo que uno debería de esperar de un festival. Una experiencia que puede resumirse a través de los títulos de canciones de las bandas que pude presenciar (y que no necesariamente interpretaron, cabe aclarar) y que me dará una panorama distinto sobre la forma de disfrutar la próxima edición de nuestro festival favorito, a la que evidentemente vamos a ir también.

“Did We Ever Really Try” de Delorentos: La banda irlandesa llegó tarde al #CC16. Casi 10 años tarde para ser más exactos. Lanzando su álbum debut en 2007, fue raro ver a uno de los estandartes de Dublín abriendo el escenario Corona Light. Más raro viendo que había gente que realmente iba a verlos a ellos y que lograron prender al siempre escéptico público de los horarios mañaneros. ¿Alguien hará un estudio de mercado para elegir en qué momento traer a las bandas? Muy probablemente no, pero creo que deberían de empezar a hacerlo.

“Something To Believe In” de A Silent Film: Todos queremos seguir creyendo en los festivales. Y a veces lo logramos, pero luego llegan bandas como A Silent Film, que suenan a una copia de Coldplay o cualquier otra banda de piano rock y se nos olvida. Presentación emotiva, sí. Pero muy desangelada para lo que uno esperaría de un festival de este tamaño.

“Could Be You” de Allah-Las: Podrías ser tú, Nrmal. Podrías ser tú, Ceremonia. Pero no, es el Corona Capital intentando disfrazarse de otra cosa que no es. Por mí increíble. Ver a los californianos con el sol cayendo fue uno de los grandes momentos de la tarde, pero algo se sentía raro al estar en el Autódromo y no en el Deportivo Lomas Altas.

Yuck
Yuck

“Hold Me Closer” de Yuck: Una de las grandes sorpresas del día. Desde que cancelaran su participación en la pasada edición del CC como parte del Corona Capital Week, todos sus seguidores se habían quedado con un mal sabor de boca. Algo que finalmente pudimos resolver al disfrutar de una de las presentaciones más frescas y enérgicas del día. Tanto que no queríamos que nos soltaran, sino que no mantuvieran más cerca.

Wild Nothing
Wild Nothing

“Shadow” de Wild Nothing: Díganme nefasto, pero me molesta sobremanera recordar que Jack Tatum y compañía abrieron el mismo escenario hace un año y hubiera 10 personas viéndolo, y ahora tuviera un escenario lleno gritándole que lo amaban cuando probablemente no sea así. Obvio estoy amargado, pero eso fue una pequeña sombra para mí. De ahí en fuera, lo de Wild Nothing fue soberbio.

“I Only Want You” de EODM: “Al fin algo con huevos”, fueron las palabras de uno de los amigos con quien estaba. Y sí, eso es lo que le pone Jesse Hughes al escenario. Pocos momentos tan emotivos como el cover de “Moonage Daydream” de David Bowie se verán en otra edición del festival. Y pocos actos tan explosivos también.

“Flesh Without Blood” de Grimes: Justo eso fue para mí la presentación de Claire Boucher. La carne sin la sangre. Uno de los actos más esperados del festival terminó cumpliendo, pero hasta ahí. No sé si le faltó emoción, fuerza o incluso volumen, un problema en todo el CC, pero la gran producción que tiene sobre el escenario no alcanzó a cumplir las expectativas.

Suede

“Sometimes I Feel I’ll Float Away” de Suede: La presentación más triste que he visto en mi vida y la gran culpable del sentimiento negativo que me quedó tras esta edición del festival. A unas pocas canciones de terminar su set, Brett Anderson anunció que esta sería su última presentación pues Suede se iba a retirar de los escenarios, al menos por un tiempo. Si de por sí la noticia es triste, lo más triste fue que la dio a 2,000 personas. ¡2,000 personas! El resto, evidentemente, se había ido a ver a Lana del Rey. Anderson se entregó como nunca y, sin miedo a equivocarme, Suede dio una de las mejores presentaciones de su vida. Pero nadie la vio porque el CC es un festival en el que la gente va a pasar el rato y no a ver actuaciones legendarias. Ya sé que sueno al tío amargado, pero en verdad dolió presenciar algo así.

“The Model” de Kraftwerk: Así como también dolió ver una presentación con tantos problemas como los tuvo la de los iconos de la música electrónica. Fue una verdadera lástima el no poder disfrutar a Kraftwerk en su máxima expresión, como se pudo hacer hace unos años en El Plaza, pero de cualquier forma los alemanes fueron un modelo a seguir para muchos de los presentes que creen que picar play en tu laptop es hacer música electrónica.

LCD Soundsystem

“New York, I Love You But You’re Bringing Me Down” de LCD Soundsystem: No hay palabras para describir el alucine que fue lo que James Murphy y su séquito hicieron sobre el escenario. Sé que hasta el momento parece que no me gustó nada, pero la verdad es que todo el día estuve esperando que las demás bandas llegaran a este nivel. Es impresionante ver como tantas personas se pueden coordinar sobre el escenario para armar la mejor fiesta en la que he estado. Sí, lo demás no lo logró como me hubiera gustado, pero bailar “Daft Punk is Playing at My House” y llorar con “New York” hizo que todo valiera la pena. Ya sé, tengo que decidirme pero qué quieren. Déjenme seguir pensando que estoy ahí.

Justo la presentación de LCD Soundsystem resume lo que es el Corona Capital para mí. Una presentación que hace que todo lo demás se olvide. El cansancio, el hambre, la vejiga inflamada. No sé si los organizadores estaban tan ciscados con la lluvia que se olvidaron de otros detalles, pero en muchos aspectos la sentí como una edición un poco incompleta. Y para nada digo que haya sido una edición mala, simplemente tienen que mejorar muchísimos factores si no quieren terminar perdiéndonos y que no esté James Murphy para salvarlos. Vamos a regresar, claro, pero algo raro pasó este año. O a lo mejor sólo sigo triste por Suede.

Fotos: @gissunshine