CUTOUTFEST X: UNA CHARLA CON ALEXANDRA LEVASSEUR

El talento femenino del #DecálogoIntransitable de Cut Out Fest también estuvo presente y tuvimos la oprtunidad de charlar con Alexandra Levasseur. Ella nació en Shawinigan, Quebec, en 1982. Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Costa Rica (2006), con postgrado en Ilustración y Comunicación de la EINA en Barcelona (2008) y con especialización en animación cinematográfica por la Universidad Concordia en Montreal (2014). Recibió becas por excelencia académica de Blairmore Foundation (2013) y Turtle Creek Asset Management (2014).

Mundialmente reconocida por su obra, Alexandra fue invitada a colaborar durante la Semana de la Moda en Milán (2013) por Nick Knight (estudio SHOW, Londres), donde creó dibujos para uno de los desfiles de moda más reconocidos.

Desde hace muchos años, numerosos libros y revistas dedican artículos y publicaciones a su trabajo: Juxtapoz, Decover, 24 imágenes, Ignant, Art Maze Magazine, Booooooom, entre otros.

Ha participado en varios festivales de cine y exposiciones alrededor del mundo. Recibió una beca del Consejo de las Artes de Canadá para su último proyecto cinematográfico (2017). Vive y trabaja en Montreal.

Aquí algo de lo que compartió con WMP en entrevista durante su estancia en Querétaro:

¿Qué estaba haciendo Alexandra Levasseur hace 10 años, cuando nació Cut Out Fest?

Era 2008 y estaba en Barcelona estudiando ilustración. Fue bastante crucial ese período de mi vida. Estuve ahí 8 meses, ahí conocí a mis mejores amigos y desarrollé mi estilo.

¿Cómo era tu estilo en ese entonces?

Yo siempre he dibujado a mano. En esa época sí estuve probando muchas técnicas, pues el curso se trataba de explorar. Saliendo de ese curso me fui encaminando a lo que hago ahora.

¿Qué del antes y el después de esos 10 años se mantiene en tu trabajo?

Esa mezcla entre el realismo y naíf siempre ha estado presente. En cuanto a temas se ha modificado.

¿Qué temas te obsesionan hoy en día para plasmar en tu obra?

Estoy mucho en el tema de la naturaleza, entender cómo funciona. Me he estado inspirando en eso últimamente. Principalmente en libros de ciencia, física, ciencias naturales, biología, etc. Teorías de la evolución o trabajos de Einstein, por ejemplo. Son un poco complejas, pero le saco mi propia interpretación iconográfica; me hace feliz crear esas historias y plasmarlas.

¿Cuál ha sido el trabajo de ilustración más importante que hayas visto este año?

Este año he estado experimentando con escultura. Está vacilón, porque es un proyecto súper fluido. Yo tenía esta visión de transformar mis dibujos en 3D. Encontré un taller de cerámica muy básica por mi casa, a partir de ahí me dejaron alquilar un espacio en el estudio.

Por suerte un profesor de la Concordia compartió conmigo ese tiempo de trabajo en escultura, entonces fue como tener a un profesor para mí sola todo el tiempo. Mi conocimiento sobre la técnica de cerámica aumentó. Por ejemplo, evitar que una pieza se te quiebre en pedazos, y muchas cosas del horneado que hay que tomar en cuenta.

¿Cuando trabajas escuchas música?

Sí, depende del tipo de vida que estoy teniendo. En la mañana me gusta escuchar música más tranquila. En mi casa mi abuelo era trompetista, siempre había jazz de fondo, por ello me gusta empezar el día tranquilo. En la tarde cuando me entra el sueño, escucho música techno. Me encanta ir a bailar, me gustan los raves, eso me motiva. (risas)

¿Tienes algún músico favorito este año?

He estado escuchando muchas cosas; pero The Knife es mi favorito, también el proyecto alterno Fever Ray. Los fui a ver a Montreal hace poco.

¿Cómo describirías la feminidad en tu trabajo? ¿Cómo la involucras?

Todo está siendo muy autobiográfico. Reflejo cómo me sentía, pero con el tiempo y el tema de la naturaleza, estoy relacionando a la mujer con la madre naturaleza. Es fuerte, pero frágil al mismo tiempo. También me gusta plasmar la belleza de la mujer.

¿Para ti cómo es una mujer fuerte?

Una mujer que está bien sola, que no necesita estar acompañada y que tiene su propia vida.

En el proceso creativo nos pasa que nos bloqueamos en algún momento. ¿Qué te funciona para despejar la mente y continuar con tu trabajo?

Yo no soy profesional para nada, pero hago ballet desde hace tres años. Me he dado cuenta de algo que me dicen mis amigos: “te gusta la tortura”. Entonces lo creo, me gusta estar al límite. Las cosas nunca van a ser perfectas, además de que el ballet es tan duro que no puedes pensar o enfocarte en otra cosa mientras lo practicas. He hecho gimnasia toda mi vida, entonces para mí el ballet es una oportunidad de expresar mi cuerpo.

Como mujer, ¿cómo crees que sea Alexandra en un futuro, laboralmente?

Yo no pienso mucho en eso. Yo tengo mis ideas y me lanzo. Con este proyecto de esculturas son enormes y la gente me pregunta: ¿dónde las vas a guardar? Y yo no sé, ojalá las instalen en un museo (risas). Encontraré la forma de alquilar una bodega. No quiero adaptar mi trabajo al mercado. Obviamente tengo que sobrevivir y comer y todo eso, por ello de repente saco un print, que sé que se venden.

¿Tienes tienda en línea?

Me representa una galería en Montreal, y ellos venden mis obras en línea. Obra que hago, obra que les doy para exhibir. También trabajo con otras galerías en Estados Unidos.

¿Qué proyectos vienen para ti próximamente?

Además del proyecto de escultura, que es grande, estoy trabajando en escenografía para un espectáculo de danza contemporánea. Tengo una residencia de artista en el Polo Norte, me iré tres semanas en un barco, tendré mi estudio sobre el velero. Haré investigación y sketch, para el proyecto de escultura. Dentro de un año, año y medio quedará completo. También estoy postulándome para algunas becas y poder impulsar el proyecto.

Conoce más del trabajo de Alexandra en su Instagram.