bahidora1

El que es perico, donde sea es verde: Bahidorá 2020

Por: Vania Castaños 

Lo que voy a decir a continuación va a ser una gran revelación para ustedes, así como lo fue en su momento para mí: el line up de los festivales musicales no es lo más importante para que éste sea exitoso. ¿Qué? así, como lo leyeron.  

Para que un proyecto/espacio funcione tiene que venderte una experiencia, un momento: felicidad, como diría Coca Cola. Bahidorá supo esto desde el primer momento y ahora es, sin pedos, el festival más exitoso de la República Mexicana. 

Evangelizadora del Bahidorá.

Al primer Carnaval Bahidorá al que asistí fue en 2016: con un cartel que incluía a 2 de mis bandas favoritas de entonces: The Internet y Sotomayor. Obvio, me acredité y fui. ¡PTM! desde entonces, no me pude olvidar de la preciosa sensación de estar allá. Juré regresar. 

El que es perico, donde sea es verde: Bahidorá 2020

Calidad Bahídorá

Obvio este año no me lo podía perder. Del line up solo conocía a Godlink pero tampoco me interesó mucho porque la persona que bookea Bahidorá debe tener el gusto musical más exquisito, pues siempre todos los actos son finísimos. 

Mi mejor amiga y yo nos dispusimos a ir. Hace varios años que no pagaba el ticket de un evento musical pero Bahidorá lo merecía, sí o sí. (Les digo, me vendieron el momento muy bien). Conseguimos el tour de ida y vuelta una noche antes y le rogamos a san Grajales de los Festivales que no fuera estafa. 

La cita para salir al Carnaval fue el sábado 15 de febrero a las 7:00 am en Metro Chabacano. La van llegó una hora y 3 arrugas de preocupación en mi frente después, pero llegó. Anany y yo subimos hasta atrás y ya cuando estaban todas las cosas y las 13 personas acomodadas, el chofer se presentó y hasta tequila nos regaló. 

¿Cómo chingados negociaron ese lugar?

Una de esas 13 personas era un italiano, con quien platiqué cuando salí del festival: 

“Es que, este lugar [Las Estacas] es espectacular. En Europa ni de locos encuentras un lugar así. Tan verde, con agua, es hermoso por sí solo y luego, le pones música no pues, está de que no lo puedes creer.”

¿Conocías a alguien del line up? Le pregunté.

– No, no, claro que no. Mis amigos me dijeron de aquí y pues, vine y pues, claro que voy a regresar. 

Les digo, lxs artistas en los festivales son como la tercera preocupación. Y eso, lo tuvo clarísimo la gente de ACHE (los productores del Bahidorá) cuando fueron a Las Estacas a pedir que fuera un venue de festival. Seguro les cobraron un ojo de la cara pero, sabían que la gente lo iba a amar. 

Mi experiencia 2020. 

Apenas Anany y yo bajamos de la van, casi corrimos a poner la casa de campaña para llegar a ver a Sotomayor. Pasaban las 12 de la tarde y llegamos justo a tiempo al escenario principal. 

Ahí estaban Paulina y Raúl presentando su nuevo disco. Prendimos un porro y nos pusimos a bailar. La música de estos hermanos es parte de mi felicidad diaria, se los juro. 

Después nos encontramos con más gente conocida y ya en la sombra, vimos a Buscabulla. El calor estaba cabrón y la banda empezó a tener problemas con su equipo. Eso no impidió que los Puertorriqueños lo hicieran precioso. 

El primer descubrimiento

Soy del agua, se los juro y a donde sea que vaya, que haya aunque sea una pinche tina, me voy a meter, esa soy yo. Además, el río cristalino de Las Estacas es precioso y me gritaba: ¡métete aquí! Pasaban las 3 de la tarde y los muchos grados centígrados así que, entré al agua fría, crucé el río y cuando menos me dí cuenta, tenía en frente de mí a una banda como de funk, jazz-rock muy chida. 

Entonces no tenía idea de quienes eran pero me quedé todo su show disfrutándolo dentro del agua. Llegué a mi casa a investigar qué onda con estos cuates y, se los recomiendo: Noah Pino Palo. 

Recordando a Mac Miller

El que es perico, donde sea es verde: Bahidorá 2020

Estábamos viendo a otro gran proyecto que se llama Ibibio Sound Machine cuando se me salió una lagrimita y con sonrisa en la cara le dije a mi amiga: 

“¿Te imaginas que aquí, en este escenario, el próximo acto fuera Mac Miller? Ay, amiga, estuvo precioso. Con su al rededor de palmeras, la tarde cayendo, la gente buena onda…” 

Nunca lo voy a olvidar, Bahidorá del 2017 fue la primera y, evidentemente, única vez de mi Mac en México. 

Wey, ya párale a tu Biblia

Para terminar todo este sermón digno de cualquier vendedor de cursos de coaching pero referido a Bahidorá:

Channel Tres, es un papacito musical. Trae coreografías cabronas, es todo un showman. Espectacular, bravo, bravo. Después Godlink, bien. (Seguía muy extasiada con Channel Tres) y, después, Erykah Badú: 

Qué voz, qué ensamble. Qué canciones. Qué letras. Qué poder. Qué producción. Su show me voló la cabeza. 

Después de ella hubo un show que creo que estuvo bien, pero mi cabeza ya estaba más coqueteando con Morfeo que en el festival. 

El que es perico, donde sea es verde: Bahidorá 2020

Dominguito rico

Al día siguiente salimos a desayunar deliciosa cecina de Yecapixtla y entrando nos fuimos directo al escenario Asoleadero. Nos metimos al río, fumamos porrito, platicamos delicioso. Y así, las siguientes muchas horas se pasaron en tranquilidad y buena onda hasta que a las 19:00, después de la plática con el Italiano, regresamos a la Ciudad. 

Gracias, Bahidorá 

Evidentemente, como ya se dieron cuenta, “si Dios me da licencia” voy a regresar el próximo año al Carnaval y así, hasta que me muera. Ellos lo hicieron perfecto. Me vendieron un momento en donde quiero vivir toda la vida. Con el lineup que sea, Bahidorá es una gran experiencia.